miércoles, 1 de septiembre de 2010

Aquello sobre lo cual es válida la prosternación

Fuente: La Doctrina del Islam Shi'ah
Ya´far Subhani
Traducción: Sheij Feisal Morhell

La Shî‘ah sostiene que es obli­gatorio prosternarse durante la oración sobre el suelo o lo que brota del mismo, con la condi­ción de que no sea algo comestible ni de aquello con lo que se confec­ciona vestimenta, y que es permi­tido prosternarse sobre otras cosas fuera de ello mientras se pueda es­coger.

Se narra en un hadîz del Mensjero de Allah (BP), transmitido por fuentes sunnitas:
“Me fue dispuesta la tierra como objeto de prosternación y como objeto de purificación (tahûr)”.[1]

De la palabra [طهور = tahûr] (objeto de purificación), la cual se refiere al taiammum (ablución seca cuando no es posible usar agua), se desprende que el propó­sito de “tierra” aquí es la tierra natural la cual está conformada por el polvo, la roca, la arcilla y  materias similares.

También dice el Imam As-Sâdiq (P):
“La prosternación no se permite sino sobre la tierra o lo que ésta produce a excepción de lo que es comestible o aquello con lo que es factible confeccio­nar vestimenta”.[2]

El proceder de los musul­manes en épocas del Noble Mensajero de Dios (BP), era prosternarse sobre el suelo de la mezquita cu­bierto de guijarros, y cuando el aire estaba muy caliente de ma­nera que prosternarse sobre los guijarros conformaba un asunto dificultoso, se les permitía que tomaran los guijarros en sus ma­nos para que se enfriaran, a fin de que pudieran proster­narse sobre los mismos.

Narró Ÿâbir Ibn ‘Abdul·lah Al-Ansârî: “Yo solía rezar junto al Mensajero de Dios (BP) la oración del mediodía tomando un puñado de guijarros en mi mano para en­friarlos, de manera que pudiera prosternarme sobre ello por la intensidad del calor”.[3]

Uno de los Compañeros se abstuvo de empolvorarse el rostro al prosternarse y el Profeta (BP) le dijo:
“Empolvora tu rostro”.[4]

Así también, si alguno de los Compañeros se prosternaba sobre alguno de los extremos de su tur­bante, el Profeta (BP) le corría con la mano el turbante de la frente.[5]

Todos estos hadices testi­mo­nian que el deber de los musulmanes en la época del Mensaje del Profeta (BP) era primeramente prosternarse sobre tierra y guija­rros, y no se prosternaban sobre tapetes, la ropa ni el ex­tremo del turbante, y después al Profeta (BP) le fue anunciado a través de la revelación divina que también podía prosternarse sobre las esterillas o jumar.[6] Existen numero­sas narraciones que nos refieren la prosternación del Profeta (BP) sobre las esterillas o jumrah.[7]

Los shiítas imamitas siguen observando este principio, de manera que continúan proster­nándose solamente sobre la tierra o lo que brota de ella que no sea comestible ni se use para vestir, como sucede con la esterilla hecha de ramas de palmera o mimbre; y es a estos evidentes in­dicios que vuelve su insistencia en prosternarse sobre tierra, gui­ja­rros o piedra, o bien la esterilla.

Luego, lo mejor sería que en el mundo islámico las mez­quitas estén provistas de tal ma­nera que los seguidores de las diferentes escuelas pudieran ac­tuar de acuerdo a sus deberes sin incon­veniente.

Por último, es necesario men­cionar un punto que es que la tierra o la piedra son en realidad “el objeto sobre lo cual prosternarse” y no “el objeto a quien se dirige la prosternación”. Los shií­tas se prosternan “sobre la tierra o la roca”, no “para la tierra o la roca”.

Tal vez alguien pueda con­jetu­rar equivocadamente que los shiítas se prosternan para la tierra o la piedra siendo que ellos solamente se prosternan completa­mente ante Dios, Glorificado Sea, al igual que todos los musulma­nes, y posan sus frentes sobre la tierra en sometimiento a Dios, Glorificado Sea, y dicen: subhâna rabbî al-a‘lâ wa bihamdih (Glori­ficado Sea mi Señor el Elevado, y por Su Alabanza).


[1] Sahîh Al-Bujârî, t.1, p.91, libro del Taiammum, hadîz 2.
[2] Wasâ’il Ash-Shî‘ah, t.3, cap.1 de los capítulos sobre “Aquello sobre lo cual prosternarse”, hadîz 1, p.591.
[3] Musnad Ahmad, t.3, p.327, El hadîz de Ÿâbir; Sunan Al-Baihaqî, t.1, p.439.
[4] Kanz Al-‘Ummâl, t.7, p.465, hadîz 19810.
[5] Ver: Sunan Al-Baihaqî, t.2, p.105.
[6] Al-Jumar y Al-Jumrah: Es del tamaño suficiente para poner el rostro en la prosternación y está hecho de esterilla, tejido de hoja de palma, u otra cosa vegetal (Lisân Al-‘Arab).
[7] Musnad Ahmad, t.6, pp.179, 309, 331, 337, y t.2, pp.192-198.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada