domingo, 17 de octubre de 2010

CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL ISLAM Y EL SHIÍSMO


Fuente: El Islam Shi'ah. Capítulo V
Por Muhammad Ali Shomalí. Traducción: Sumeia Younes


Una manera adecuada de mirar al Islam es considerarlo como un sistema. El Islam no es solo un conjunto de creencias y prácticas dispersas, ni un cierto número de formalidades carentes de un espíritu unificador, sino que es un sistema completo revelado por Dios para proporcionar guía y dirección para todos los aspectos de la vida humana, a través de las épocas y bajo diferentes condiciones. El Islam es un sistema por cuanto posee todos los elementos requeridos para encontrar las necesidades de la humanidad en su universalidad e íntegramente. 

El Islam claramente ha establecido ideales y los medios teóricos y prácticos requeridos para conseguirlos. La habilidad del Islam para arreglárselas con una muy amplia gama de desafíos y dificultades en las diferentes épocas, y para hacer continuos progresos bajo diversas condiciones culturales, sociales, económicas y prácticas, sin perder su identidad e integridad, es un buen signo de la notable eficacia del sistema de pensamiento islámico. Los musulmanes son los primeros en admitir que la razón para este éxito y fuerza yace en el Islam mismo y no en sí mismos o en sus gobernantes. En lo que sigue, me referiré a tres características principales del Islam desde el punto de vista Shî‘ah, o para expresarlo de otra manera, tres características principales del Islam Shî‘ah: la espiritualidad, la racionalidad y la búsqueda de justicia. Naturalmente, hay otras que también deberían ser estudiadas reflexivamente, tales como el dinamismo, el estímulo e incentivo por las artes, las ciencias, y otros aspectos de la civilización y sus alcances.

La Espiritualidad:

El Islam impulsa a sus seguidores a ir más allá de los asuntos materiales de la vida cotidiana y escoger, tras la búsqueda, la naturaleza real de la existencia humana y sus relaciones con el mundo oculto y el mundo espiritual. En un fragmento de una poesía atribuida a Imâm ‘Alî (P), se hace hincapié en la grandeza del mundo espiritual que la humanidad esconde en sí misma:
دواؤك فيك وما تبصر          وداؤك منك وما تشعر
وأنت الكتاب المبين الذي    بأحرفه يظهر المضمر
وتزعم أنك جرم صغير   وفيك انطوى العالم الأكبر
La cura está contigo, pero no la ves,
la enfermedad es de ti, pero no estás conciente de ello.
Tú eres el claro libro cuyas letras
hacen manifiesto lo oculto.
¿Piensas acaso que eres un minúsculo cuerpo
siendo que dentro de ti está contenido el gran universo?  [1]
Para el Islam, la creencia en la Resurrección y en otro mundo constituye una realidad constante ligada al enfoque personal respecto a esta vida, no algo irrelevante a ello y ubicado en un futuro distante. Aludiendo a ello, dice el Corán:
﴿ يَعْلَمُونَ ظَاهِراً مِنَ الْحَيَاةِ الدُّنْيَا وَهُمْ عَنِ الاَخِرَةِ هُمْ غَافِلُونَ ﴾
«Conocen lo aparente de la vida mundanal, pero están distraídos acerca de la otra vida».[2]
El Corán invita a los seres humanos a investigar el mundo espiritual dentro de sí mismos como una entrada al mundo de la espiritualidad:
﴿ سَنُرِيهِمْ ءَايَاتِنَا فِي الأَفَاقِ وَفِي أَنفُسِهِمْ حَتَّى يَتَبَيَّنَ لَهُمْ أَنَّهُ الْحَقُّ ﴾
«Pronto les mostraremos Nuestros signos en los horizontes y en sus propias almas, hasta que se les esclarezca que es la Verdad».[3]
﴿ وَفِي الأَرْضِ ءَايَاتٌ لِلْمُوقِنِينَ * وَفِي أَنفُسِكُمْ أَفَلاَ تُبْصِرُونَ ﴾
«Y en la tierra hay maravillas para los persuadidos. Y también las hay en vosotros mismos. ¿No las veis, acaso?».[4]
En un famoso hadîz, el Profeta Muhammad formula de la siguiente manera la relación existente entre el conocimiento que la persona posee de sí misma y el conocimiento que posee de Dios:
« من عرف نفسه فقد عرف ربّه » .
“Quien se conoce a sí mismo conoce a su Señor”.[5]
En el Sagrado Corán se hace referencia directa al inverso de esta relación, es decir, la relación que existe entre el conocimiento que uno tiene de Dios y el que uno tiene de sí mismo:
﴿ وَلاَ تَكُونُوا كَالَّذِينَ نَسُوا اللَّهَ فَأَنسَاهُمْ أَنفُسَهُمْ أُوْلَئِكَ هُمُ الْفَاسِقُونَ ﴾
«Y no seáis como quienes se olvidan de Dios, y Dios les hace olvidarse de sí mismos. ¡Estos serán los depravados!».[6]
Por lo tanto, el conocimiento respecto al Ser más preciado de acuerdo a cualquier religión, esto es, Dios, está vinculado al conocimiento que uno posee de su propia realidad, que no puede ser identificada de ninguna manera con el aspecto físico de la humanidad, el cuerpo.[7] También debe hacerse notar que el mero conocimiento de uno mismo no es suficiente. Habiendo conocido la realidad del “yo”, se debe cuidarlo por medio de educarlo, entrenarlo y purificarlo. El proceso para cultivar la espiritualidad puede ser resumido de la siguiente manera:
1.    Atención de sí mismo (en contraste con la negligencia y la inmersión en la vida material);
2.    Conocerse a sí mismo, incluyendo su realidad, facultades, potencialidades y lo que lo beneficia o daña;
3.    Cuidar de sí mismo.[8]
El proceso de cuidar de sí mismo supone:
a.    La adquisición de apropiadas creencias y fe;
b.    Refrenarse de los actos malos y realizar actos de piedad;
c.    Adquirir buenas cualidades y eliminar las malas;
d.    Continuar el viaje espiritual hasta convertirse en un verdadero siervo que encuentra a su Señor.[9]
Basado en las enseñanzas del Corán y los hadices del Profeta Muhammad (BP) y su purificada familia, el Islam posee una muy rica herencia de espiritualidad construida alrededor de los elementos antes mencionados. Todo el que desee familiarizarse con la espiritualidad islámica debe también saber que el Islam es un sistema desarrollado que comprende todos los aspectos de la vida. En el mismo todo es planeado con el fin de servir a la espiritualidad del hombre y para facilitar su proximidad a Dios, desde las prácticas religiosas tales como la oración y el ayuno, hasta el sistema social, tales como la economía, la política y las leyes judiciales. Presentaremos ahora un número de ejemplos de los dichos y súplicas del Profeta y su purificada familia respecto a los frutos del viaje espiritual, el proceso de lograr la cercanía y el encuentro con Dios. [10]

Completo apoyo por parte de Dios:

En un famoso hadîz, el Profeta (BP) informa que él preguntó a Dios sobre el status de los creyentes, y la respuesta de Dios incluía lo siguiente:
« وَ مَا يَتَقَرَّبُ إِلَيَّ عَبْدٌ مِنْ عِبَادِي بشَيْءٍ أَحَبَّ إِلَيَّ مِمَّا افْتَرَضْتُ عَلَيْهِ وَ إِنَّهُ لَيَتَقَرَّبُ إِلَيَّ بِالنَّافِلَةِ حَتَّى أُحِبَّهُ فَإِذَا أَحْبَبْتُهُ كُنْتُ إِذاً سَمْعَهُ الَّذِي يَسْمَعُ بِهِ وَ بَصَرَهُ الَّذِي يُبْصِرُ بِهِ وَ لِسَانَهُ الَّذِي يَنْطِقُ بِهِ وَ يَدَهُ الَّتِي يَبْطِشُ بِهَا إِنْ دَعَانِي أَجَبْتُهُ و إِنْ سَأَلَنِي أَعْطَيْتُهُ » .
“Ninguno de Mis siervos busca proximidad hacia Mí mediante algo que Me sea más querido que las cosas que Yo he dispuesto como wâÿib (obligatorio) para él. Luego, con la realización de las nawâfil (los actos recomendables), continuamente logra proximidad hacia Mí, hasta que Yo lo amo. Cuando Yo lo amo, Soy el oído con el que escucha, los ojos con los que ve, la lengua con la que habla y la mano con la que ase. Si Me invoca, le respondo, y si requiere algo de Mí, se lo concedo”.[11]

Conocimiento Perfecto:

Hay muchos hadices que indican que una de las consecuencias de haber logrado cercanía espiritual a Dios es ser agraciado con gran conocimiento de las realidades del mundo, incluyendo muchos misterios que jamás pueden ser conocidos a través de los métodos ordinarios de enseñanza y aprendizaje. Nuevamente el Profeta (P) informa que Dios dice respecto a los siervos que han alcanzado la proximidad a Él:
« فإذا أحبني أحببته وأفتح عين قلبه إلى جلالي ولا أخفي عليه خاصة خلقي وأناجيه في ظلم الليل ونور النهار حتى ينقطع حديثه مع المخلوقين ومجالسته معهم وأسمعه كلامي وكلام ملائكتي وأعرفه السر الذي سترته عن خلقي » .
“Yo lo amaré cuando Me ame y abriré su ojo interior hacia Mi Gloria y Grandeza, y no ocultaré de él (el conocimiento de) lo selecto de Mi creación. En la oscuridad de la noche y en la luz del día, le diré secretos, a fin de que corte sus conversaciones y reuniones con las criaturas. Haré que pueda escuchar Mis palabras y las palabras de Mis ángeles y le haré conocer el secreto que he ocultado de Mi creación”.[12]

Exclusiva Devoción a Dios:

Estar separado de cualquier otra cosa que Dios, significa liberarse de cualquier forma de confianza en otra cosa que Dios, y ver todas las cosas como Su signo y como una manifestación de Su Poder y Gracia. Los verdaderos siervos de Dios viven dentro de la sociedad en tanto permanecen totalmente atentos a Dios, y lo recuerdan continuamente. El Corán elogia a un grupo de gente:
﴿ رِجَالٌ لاَّ تُلْهِيهِمْ تِجَارَةٌ وَلاَ بَيْعٌ عَن ذِكْرِ اللَّهِ وَإِقَامِ الصَّلاَةِ وَإِيتَآءِ الزَّكَاةِ ﴾
«Hombres a quienes no distrae el comercio ni la venta del recuerdo de Dios, ni de la observancia de la oración ni el pago del azaque»[13].
El Imâm ‘Alî (P) y otros miembros de la familia del Profeta invocaron a Dios diciendo:
« إلهي هب لي كمال الانقطاع إليك وأنر أبصار قلوبنا بضياء نظرها إليك حتى تخرق أبصار القلوب حجب النور فتصل إلى معدن العظمة وتصير أرواحنا معلقة بعز قدسك » .
“¡Dios mío! Hazme cortar completamente con todo excepto Tú, e ilumina la visión de nuestros corazones con el esplendor de mirarte a Ti, hasta que la visión de nuestros corazones penetre los velos de luz y llegue a la Fuente de la majestuosidad y nuestro espíritu sea suspendido en la gloria de Tu Grandeza”.[14]

Entrada al reino de luz:

Los hadices mencionados y muchos otros hacen referencia al hecho de que uno de los resultados de progresar en el viaje espiritual es la eliminación de la oscuridad y el ingreso al reino de luz. Este hecho se ve claramente expresado en el Corán.[15]

Inmenso amor por Dios:

El gnóstico no es aquel que ama a Dios; más bien es quien ama a Dios solamente, puesto que su amor u odio por algo más, es solo por Dios. Él quiere y desea solo lo que su Amado quiere y desea. No tiene otra voluntad o deseo más que Él. Su amor gnóstico por Dios impregna su amor por algo más[16]. Dice el Imâm As-Sâdiq (P):
« إنّ القلب السليم الذي يلقى ربه و ليس فيه أحد غيره‏ » .
“Ciertamente que el corazón puro es el que encuentra a su Señor en tanto se encuentra libre de algo más”.[17]
Nada sino llegar a Dios puede satisfacer al viajero espiritual. Dice el Sagrado Corán:
﴿ أَلاَ بِذِكْرِ اللَّهِ تَطْمَئِنُّ الْقُلُوبُ ﴾
«¿No es acaso cierto que con el recuerdo de Dios se sosiegan los corazones…?»[18]
Dice Imâm ‘Alî ibn Husein (P):
« وغلتي لا يبردها إلا وصلك ، ولوعتي لا يطفيها إلا لقاؤك ، وشوقي إليك لا يبله إلا النظر إلى وجهك ، وقراري لا يقر دون دنوي منك » .
“Nada aplacará mi ardiente sed, sino llegar a Ti, ni mitigará mi fervor sino encontrarte a Ti, ni se satisfará mi pasión sino por medio de contemplar Tu Faz, y mi situación no estará firme sin la cercanía a Ti”.[19]

Testimoniar a Dios en todas las cosas:

El gnóstico es aquel que testimonia a Dios en todas las cosas. Dice el Imam Husein (P):
« إِلهي عَلِمْتُ بِاِخْتِلافِ الآثارِ ، وَتَنقُّلاتِ الأَطْوارِ ، أَنَّ مُرادَكَ مِنّى أَنْ تَتَعَرَّفَ إِلَيَّ في كُلِّ شَيْءٍ ، حَتّى لا أَجْهَلَكَ في شَيْءٍ » .
“¡Dios mío! A través de la variedad de los signos (en el mundo de la existencia) y los cambios en los estados y las condiciones, me percaté de que el propósito de presentarte a Mí en todas las cosas, es que yo no Te ignore en nada”.[20]
Dice el Imâm ‘Alî (P):
« إني ما رأيت شيئاً إلاّ ورأيت الله معه وقبله وبعده » .
“No he visto nada sin ver a Dios con Él, antes, y después de Él”.[21]
Es obvio que la visión en cuestión, en cuanto a Dios, el Todopoderoso, es infinitamente exaltada y se encuentra más allá del alcance del ojo físico. La Shî‘ah unánimemente cree que Dios no puede ser visto por el ojo físico, ni en este mundo ni en el más allá.
La exposición precedente demuestra que la espiritualidad islámica está perfectamente centrada en Dios. El valor del ser humano -el tema de este viaje y lo mejor de la creación de Dios- es definido por el lugar que él ocupa en el sendero hacia Dios, por el grado en el que está, distante de Él o cerca de Él.

La Súplica:

Una de las manifestaciones de la espiritualidad en el Islam Shî‘ah es la súplica (du‘â’), una práctica muy enfatizada en el Sagrado Corán y en los hadices del Profeta y su purificada familia. Por ejemplo, dice el Corán:
﴿ قُلْ مَا يَعْبَؤُا بِكُمْ رَبِّي لَوْلاَ دُعَآؤُكُمْ ﴾
«Diles: “Mi Señor no se preocupa por vosotros si no es por vuestra súplica…”».[22]
﴿ وَإِذَا سَاَلَكَ عِبَادِي عَنِّي فَإِنِّي قَرِيبٌ أُجِيبُ دَعْوَةَ الدَّاعِ إِذَا دَعَانِ ﴾
«Cuando mis siervos te pregunten por Mí, diles que estoy cerca y exaudiré el ruego del deprecante cuando se dirija a Mí».[23]
﴿ أدْعُونِي أَسْتَجِبْ لَكُمْ ﴾
«¡Invocadme que os exaudiré!».[24]
El Profeta Muhammad (BP) dijo:
«الدعاء سلاح المؤمن وعمود الدين ونور السماوات والأرض» .
“La súplica es el arma del creyente, el pilar de la fe y la luz de los Cielos y la Tierra”.[25]
Los Imames de Ahl-ul Bait (P) dijeron:
« أفضل العبادة الدعاء » .
“La mejor adoración es la súplica”.[26]
« الدُّعَاءُ مُخُّ الْعِبَادَةِ »
“La súplica es el núcleo de la adoración”.[27]
«عليك بالدعاء فإنه شفاء من كل داء»
“Suplica, que ciertamente que la súplica es la cura para todo tipo de enfermedades”.[28]
Muchos dichos de la Familia del Profeta (BP) tratan diferentes aspectos de la súplica, tales como su significado y propósito, las instrucciones sobre cómo y cuándo hacer súplicas, y los obstáculos que impiden que las súplicas sean respondidas. Además, hay muchos textos de súplicas breves y extensos transmitidos de los Imames de la Familia del Profeta (BP) contenidos en las fuentes shî’as. A su vez los sabios shî’as han escrito muchos volúmenes a manera de comentario a dichos textos.
La compilación más famosa de súplicas en el Islam como un todo es As-Sahîfah As-Saÿÿadîiah, compuesta por el Imâm ‘Alî ibn Al-Husein.[29] Este libro es una obra maestra de espiritualidad islámica que incluye también realidades teológicas, filosóficas y psicológicas profundas.[30] Lo que ha dado más relevancia a este libro es que todas estas súplicas pertenecen a una de las épocas más cruciales de la historia de los albores del Islam, es decir, el período que siguió al martirio del Imâm Husein, el nieto del Profeta, y de setenta y dos miembros de su familia y compañeros. El Imâm ‘Alî ibn Al-Husein (el hijo del Imâm, también conocido como Zain Al-‘Âbidîn, “el ornamento de los adoradores”), había estado muy gravemente enfermo durante los eventos en Karbalâ’ (en el año 61 HQ) y fue tomado prisionero junto con Zeinab, la nieta del Profeta, y otras mujeres y niños de su familia. Desde su posterior liberación hasta el final de su vida, o más precisamente, hasta su martirio, el Imâm (P) y sus seguidores estuvieron sujetos a confinamiento y vigilancia. Bajo tales circunstancias, la composición de textos de súplica sirvió como medio apropiado para comunicar las puras enseñanzas y espiritualidad del Islam. Se puede observar nuevamente cómo la espiritualidad en el Islam está entrelazada con las responsabilidades sociales; un verdadero musulmán en sus momentos más privados de oración no puede ignorar lo que está sucediendo a su alrededor o pasar por alto sus responsabilidades sociales.

La Racionalidad:

Uno de los más importantes temas en los estudios religiosos y en la filosofía de la religión es definir el rol de la razón y su relación con la Revelación. Como hemos visto, el Islam considera a la razón como una de las mayores bendiciones con las que Dios agració a los seres humanos. Es por medio del intelecto que nos entendemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. Es por medio de la razón que nos percatamos de la necesidad de investigar nuestro origen y a Aquél que nos ha creado. Si no tuviéramos intelecto, no seríamos responsables de nuestros actos o creencias. En el Islam Shî‘ah en particular, siempre se ha puesto gran énfasis en el intelecto y en las ciencias racionales. Este énfasis deriva del Corán y de las tradiciones del Profeta (BP) y los Imames de su Familia. Dice el Corán en varios versículos:
﴿ إِنَّ فِي ذَلِكَ لاَيَاتٍ لِقَوْمٍ يَعْقِلُونَ ﴾
«Ciertamente que en eso hay signos para gente que razona».[31]
El Corán también condena más de una vez a aquellos que no piensan o no utilizan su intelecto. Las dos siguientes tradiciones, escogidas del gran número de hadices disponibles sobre el tema, muestran el lugar que ocupa el intelecto en la creencia shî‘ah. Dice el Imâm As-Sâdiq:
« مَنْ كَانَ عَاقِلاً كَانَ لَهُ دِينٌ وَ مَنْ كَانَ لَهُ دِينٌ دَخَلَ الْجَنَّةَ » .
“Todo aquel que posee intelecto posee religión y todo aquel que posee religión ingresará al Paraíso”.[32]
Con la razón uno llega a comprender la verdad, a creer en el Islam y a seguir las enseñanzas del Profeta (BP), y consecuentemente podrá ingresar al Paraíso. En un sutil hadîz dirigido a uno de sus compañeros, Hishâm ibn Hakam, el Imâm Mûsa Al-Kâdzim (P) dice:




« إِنَّ اللَّهَ تَبَارَكَ وَ تَعَالَى أَكْمَلَ لِلنَّاسِ الْحُجَجَ بِالْعُقُولِ وَ نَصَرَ النَّبِيِّينَ بِالْبَيَانِ وَ دَلَّهُمْ عَلَى رُبُوبِيَّتِهِ بِالأَدِلَّةِ فَقَالَ ﴿ وَ إِلهُكُمْ إِلهٌ واحِدٌ لا إِلهَ إِلاّ هُوَ الرَّحْمنُ الرَّحِيمُ إِنَّ فِي خَلْقِ السَّماواتِ وَ الأَرْضِ وَ اخْتِلافِ اللَّيْلِ وَ النَّهارِ وَ الْفُلْكِ الَّتِي تَجْرِي فِي الْبَحْرِ بِما يَنْفَعُ النَّاسَ وَ ما أَنْزَلَ اللَّهُ مِنَ السَّماءِ مِنْ ماءٍ فَأَحْيا بِهِ الأَرْضَ بَعْدَ مَوْتِها وَ بَثَّ فِيها مِنْ كُلِّ دَابَّةٍ وَ تَصْرِيفِ الرِّياحِ وَ السَّحابِ الْمُسَخَّرِ بَيْنَ السَّماءِ وَ الأَرْضِ لآياتٍ لِقَوْمٍ يَعْقِلُونَ ﴾ قَدْ جَعَلَ اللَّهُ ذَلِكَ دَلِيلاً عَلَى مَعْرِفَتِهِ بِأَنَّ لَهُمْ مُدَبِّراً فَقَالَ ﴿ إِنَّ فِي ذلِكَ لآياتٍ لِقَوْمٍ يَعْقِلُونَ ﴾ » .
“Con el intelecto Dios, Bendito y Exaltado sea, ha completado las pruebas para la gente, ha auxiliado a los profetas con la (buena) expresión y ha mostrado (a las personas) Su Señorío a través de los indicios”. Luego (el Imâm) dijo: «Vuestro Dios es el Dios Único, no hay divinidad sino Él, el Compasivo, el Misericordioso… Ciertamente que en la creación de los cielos y de la tierra y en la alteración de los días y las noches, en los barcos que navegan en el mar, de lo cual se beneficia la gente, en la lluvia que Dios hace descender desde el cielo para vivificar la tierra después de muerta, y todas las clases de animales que Dios ha diseminado sobre ella, y también en el movimiento de los vientos y las nubes que Dios ha mantenido entre la tierra y el cielo, en todo esto hay signos para aquellos que reflexionan»[33] (Luego el Imâm dijo:) “Al·lâh ha dispuesto esos signos como una prueba para hacer saber a la gente que los mismos poseen un Administrador (que dispone todo para ellos y que dirige todas las cosas). Es así que Dios dice: «Ciertamente que en ello hay signos para aquellos que razonan».[34]
Se hicieron muchas otras referencias al Corán en esta narración, que muestran que Dios en Su Mensaje final considera al intelecto como el único medio a través del cual los seres humanos se vuelven responsables y llegan a comprender la verdad. Todas las cuestiones en el Día del Juicio son proporcionales a la capacidad racional de la gente. Aquellos a quienes se les ha otorgado mayor inteligencia serán cuestionados más profundamente que la gente común.
Una de las funciones claves del intelecto es dirigirnos hacia la verdad de la religión. La Shî‘ah cree que el ejercicio de la razón es el único camino por el que una persona puede llegar a comprender que Dios existe, que Él ha enviado ciertas personas como Sus Mensajeros, y que la Resurrección tomará lugar. En efecto, es obligatorio para cada musulmán examinar y cuestionar sus creencias hasta lograr la certeza, y ser capaz de sostener sus creencias con argumentos lógicos válidos. No se les permite a los musulmanes decir que creen en Dios por ninguna razón en particular, o llamarse a sí mismos musulmanes simplemente porque sus padres lo son, o porque nacieron en el seno de una comunidad islámica. La fe es cuestión de razonamiento, no de imitación. Se les aconseja a todos afianzar su fe con argumentos lógicos. De esta manera, pueden confiar completamente en su creencia, y nada puede hacerlos vacilar.
Otro tema que surge en relación con la función de la razón es el hecho de comprender lo moralmente bueno y malo, o lo que es correcto y errado.[35] Éste ha sido un importante tópico de interés para todas las tradiciones religiosas, especialmente el Cristianismo y el Islam. De acuerdo a la “Teoría del Orden Divino”, “el bien” o “lo moralmente correcto” significa “lo ordenado por Dios”, y “el mal” o “lo moralmente incorrecto” significa “lo prohibido por Dios”.[36] Por otra parte, algunos teólogos han sostenido también un enfoque racional de la ética. Creyeron que existe un criterio independiente de lo bueno y lo malo que puede ser inferido por nuestra razón. En otras palabras, el creyente devoto no tiene un acceso exclusivo a la verdad moral; Dios ha hecho a todas las personas racionales. Tanto para el creyente como para el que no lo es, hacer un juicio moral razonable es cuestión de escuchar a la razón y seguirla. Las órdenes de Dios no son arbitrarias y nosotros podemos ejercitar los métodos racionales para descubrir las normas morales. Entre los teólogos musulmanes, los Asharíes sostuvieron la primera opinión, y los Mutazilíes y la Shî‘ah sostuvieron la segunda.[37]
De acuerdo a los Asharíes, todos los valores son determinados por la voluntad de Dios, y los conceptos morales tales como “el bien” y “lo correcto” no tienen otro significado más que “aquello que Dios desea” o “lo que es ordenado por Dios”. Las palabras “bien” y “correcto” no poseen sentido objetivo. Empero, según los Shî’as y los Mutazilíes, valores tales como la justicia y la bondad poseen una existencia real independiente de la voluntad, incluso la de Dios, desde que los valores son objetivos.
Sobre la base de ello, surgió otra controversia concerniente a la cuestión de si el bien y el mal son percibidos racionalmente (al-husn wal qubh al-‘aqlîiân) o a través de la Revelación. Los Shî’as y los Mutazilíes sostienen que el bien y el mal son objetivos y por lo tanto pueden ser conocidos racionalmente. ‘Al·lâmah Al-Hil·lî, un gran sabio shî‘ah, en su comentario al libro Al-Iâqût de An-Nawbajtî, escribe:
El principio al cual están supeditados los problemas relacionados a la justicia es que Dios es Sapientísimo; Él nunca comete una mala acción, ni falla al realizar alguna acción obligatoria (wâÿib). Cuando este principio es probado, las cuestiones concernientes a la justicia, tales como lo bueno de la obligación (taklîf), la necesidad de la gracia (lutf) y sus semejantes, son construidas sobre él. Y desde que el principio depende del conocimiento del bien y el mal y su racionalidad, el autor (es decir, An-Nawbajtî) comenzó su discusión con éstos.[38]
En otra parte escribe:
Los Imamíes y sus seguidores, los Mutazilíes, creen que lo bueno y lo malo de algunas acciones son conocidos por la razón evidentemente, tales como nuestro conocimiento de la bondad o el beneficio de decir la verdad, o lo malo de las mentiras perjudiciales, de lo cual ninguna persona razonable duda, y su certeza respecto a esto no es más débil que su certeza respecto a la necesidad que un ser contingente (en su existencia) tiene de una causa, o la igualdad de dos cosas, al ser cada una igual a una tercera. Ellos creen que hay algunas acciones de las cuales lo bueno y lo malo puede ser percibido a través de la reflexión, tales como lo bueno de decir la verdad aunque sea perjudicial y lo malo de las mentiras aunque éstas sean convenientes, y finalmente que hay algunas acciones sobre las cuales la razón es incapaz de emitir un juicio, y su beneficio o perjuicio deben ser determinados por la ley religiosa (shar‘), tales como (cómo realizar) actos de adoración.[39]
Por otra parte, los Asharíes niegan la racionalidad de lo bueno y lo malo por completo. Shahrestânî en su Al-Milal wa An-Nihal, describe la opinión de los mismos de la siguiente manera:
Se deben aprender todas las obligaciones de la Revelación. El intelecto (al-‘aql) no hace nada obligatorio y no hace que nada merezca ser considerado bueno o malo. Así, conocer a Dios se torna posible a través de la razón y obligatorio (wâÿib) a través de la transmisión basada en la revelación (sam‘). Dios, el Elevadísimo, escribe: «Jamás castigamos a un pueblo sin antes haberle enviado un Mensajero».[40] Similarmente, la gratitud al Otorgador de las bendiciones, recompensar al obediente y castigar al desobediente se tornan obligatorios (wâÿib) por Revelación, no por la razón.[41]
En contraste, los Shî‘as y los Mutazilíes han argumentado que se nos ha otorgado el poder de comprender lo que es bueno y lo que es malo. Incluso aquellos que no creen en ninguna religión comprenden al menos los valores morales básicos y son, por consiguiente, moralmente responsables. Si lo bueno y lo malo hubiesen sido determinados solamente por la religión y no concebibles a través de la razón, los incrédulos no los reconocerían hoy, o antes de haber estado al corriente de la Revelación. Pero sabemos que existen muchos valores y principios morales compartidos por creyentes y ateos. ‘Abd Al-Ÿabbâr, un gran teólogo mu‘tazilî, dice: “Cualquier persona en su juicio conoce sus obligaciones aún cuando no sepa que existe un Comendador y Prohibidor”.[42]
Los Shî‘as y los Mutazilíes han argumentado también que si no tuviéramos tal comprensión independiente, no podríamos juzgar la veracidad de las afirmaciones hechas por los profetas, porque podríamos pensar que es posible para Dios otorgar poderes milagrosos a falsos profetas. Es nuestra razón la que nos dice que descarriar a la gente es incorrecto y que Dios, el Sabio, el Misericordioso, Cuya existencia se ha demostrado racionalmente, es conocido como Aquél que nunca hace algo incorrecto. Sería un círculo vicioso decir a aquellos que todavía no han encontrado la verdad de la religión que Dios jamás engaña porque Él Mismo o el Corán han proclamado que éste es el caso.
El Corán mismo en realidad da a entender en muchas expresiones que el conocimiento de lo que es obligatorio, bueno, y malo es accesible a todos.
﴿ إِنَّ اللَّهَ يَأْمُرُ بِالْعَدْلِ وَالإِحْسَانِ وَإِيتَآءِ ذِي الْقُرْبَى وَيَنْهَى عَنِ الْفَحْشَآءِ وَالْمُنكَرِ وَالْبَغْيِ يَعِظُكُمْ لَعَلَّكُمْ تَذَكَّرُونَ ﴾
«Por cierto que Dios preceptúa la justicia, la caridad y la liberalidad para con los parientes, y veda la obscenidad, lo ilícito y la iniquidad…».[43]

Estas virtudes y vicios deben haber sido reconocidos como tal antes de la Revelación. La objetividad de los valores éticos es afirmada a través del Corán. Por ejemplo, las reiteradas órdenes de Dios respecto a hacer lo que es correcto estarían vacías de fuerza y espíritu si todo lo que ello significara fuese “haz lo que Él te ordena hacer”. Sería aún más difícil sacar algún sentido de las declaraciones sobre que Dios es siempre Justo con Sus siervos, suponiendo que “Justo” signifique “ordenado por Dios”.
Naturalmente, ninguno de éstos significa que los seres humanos no necesiten de la guía religiosa, sino que el argumento es que, a fin de que se beneficien completamente de la guía religiosa, los seres humanos han sido dotados con el intelecto, y es solo cuando ellos son reflexivos y racionales que pueden comprender la Revelación. La verdad de la religión y los principios de moralidad son comprendidos por la razón, pero hay mucho más por aprender de la Revelación. De acuerdo a los pensadores shî’as, la religión puede proveernos con una más detallada y abarcadora valoración de la moralidad, y, lo que es más, nos motiva a observar los requerimientos morales.
Respecto al lugar que ocupan las ciencias intelectivas entre la Shî‘ah, Yann Richard escribe:
Hoy, no obstante, una de las originalidades del Islam Shî‘ah es reconocer que la especulación metafísica y el discurso filosófico ocupan un lugar determinado en el conocimiento religioso. El Centro para Estudios Teológicos (Hauzah ‘Ilmîiah) de Qom es, ciertamente, el único lugar de estudios islámicos en el mundo donde uno se atreve a hacer comentarios sobre los tratados filosóficos de Aristóteles o Avicena, y donde la tradición filosófica post-platónica ha permanecido viva. El Aiatul·lâh Jomeini fue conocido en Qom en los comienzos de la década de los ‘50 por su curso de Filosofía.[44]
Sobre la continuidad y desarrollo de la tradición filosófica, S. M. H. Tabâtabâ’î (1892 – 1981), quien fue el maestro contemporáneo de Filosofía Islámica más célebre, escribe:
Del mismo modo que desde el comienzo el Shiísmo jugó un efectivo rol en la formación del pensamiento filosófico islámico, fue también un factor principal en el posterior desarrollo y propagación de la Filosofía y las Ciencias Islámicas… De la misma manera, en cuanto al resto de las ciencias intelectuales, surgieron muchas figuras sobresalientes tales como Nâsir Ad-Dîn At-Tûsî (quien fue tanto filósofo como matemático) y Birÿandî, quien también sobresalió como matemático.
Todas las ciencias, particularmente la Metafísica o la Teosofía (falsafe-ie ilâhî o hekmat-e ilâhî), hicieron importantes avances gracias al infatigable esfuerzo de los sabios shî’as. Este hecho puede inferirse si comparamos las obras de Nâsir Ad-Dîn At-Tûsî, Shams Ad-Dîn Turkah, Mir Dâmâd, y Sadr Ad-Dîn Ash-Shîrâzî, con los escritos de quienes vinieron después de ellos.[45]

La Búsqueda de Justicia:

Uno de los principales dogmas del Islam Shî‘ah es la justicia. Dios es Justo y nunca hace nada injusto o contrario al criterio de justicia. La Justicia Divina es inferida por la razón y confirmada por la Revelación. Dice el Corán:
﴿ وَنَضَعُ الْمَوَازِينَ الْقِسْطَ لِيَوْمِ الْقِيَامَةِ فَلاَ تُظْلَمُ نَفْسٌ شَيْئاً ﴾
«E instalaremos las balanzas justicieras para el día del Juicio Final. Nadie será defraudado en lo más mínimo…».[46]
Dios trata a los seres humanos con justicia y requiere de ellos que se traten entre sí justamente y establezcan la justicia en la sociedad. Este tema de la Justicia Divina no es meramente teológico, puesto que posee implicaciones prácticas claras y significantes. Todos los profetas fueron enviados para establecer la justicia social:
﴿ لَقَدْ أَرْسَلْنَا رُسُلَنَا بِالْبَيِّنَاتِ وَأَنزَلْنَا مَعَهُمُ الْكِتَابَ وَالْمِيزَانَ لِيَقُومَ النَّاسُ بِالْقِسْطِ ﴾
«Hemos enviado nuestros Mensajeros con las evidencias; e hicimos descender con ellos el Libro y la balanza para que los hombres observen la justicia…».[47]
﴿ اللَّهَ يَأْمُرُ بِالْعَدْلِ وَالإِحْسَانِ وَإِيتَآءِ ذِي الْقُرْبَى ﴾
«Por cierto que Dios preceptúa la justicia, la caridad y la liberalidad para con los parientes…».[48]
Es un deber de todos implementar la justicia tanto en su vida individual como social. Un musulmán es quien es justo consigo mismo,[49] con su esposa e hijos[50] y con todo el mundo, incluyendo sus enemigos[51]. De acuerdo a la jurisprudencia shî‘ah, hay muchas posiciones religiosas o socio-políticas que ostentan una situación jerárquica en las que se requiere el hecho de “ser justos”. Por ejemplo, aquellos que conducen las oraciones congregacionales, quienes dirigen la Oración del Viernes, los testigos, los jueces, las autoridades religiosas y hombres de Estado, todos deben ser justos.
En el Islam, el gobierno es concebido como un irremplazable medio de establecer y garantizar la justicia social. Una sociedad justa solo puede ser sostenida por medio de la justa distribución del poder y las riquezas. Seguidamente mencionamos algunos hadices del Profeta y su familia pertinentes a este tema:
a. En el año de la Conquista de La Meca una mujer perteneciente a una rica e influyente familia cometió un robo. El Profeta (BP) decidió castigarla. Los miembros de su familia y otras personas fueron ante el Profeta y le requirieron que la eximiera. El Enviado de Dios (BP) no aceptó su pedido y reunió a la gente y les dijo que las naciones previas habían perecido debido a que discriminaban a los pobres y a las personas de los niveles más humildes.
b. Explicando por qué aceptó el Califato tras la muerte del tercer Califa, el Imâm ‘Alî dice:
« أَمَا وَالَّذِي فَلَقَ الْحَبَّةَ وَ بَرَأَ النَّسَمَةَ لَوْ لا حُضُورُ الْحَاضِرِ وَ قِيَامُ الْحُجَّةِ بِوُجُودِ النَّاصِرِ وَمَا أَخَذَ اللَّهُ عَلَى الْعُلَمَاءِ أَلاّ يُقَارُّوا عَلَى كِظَّةِ ظَالِمٍ وَلا سَغَبِ مَظْلُومٍ لأَلْقَيْتُ حبْلَهَا عَلَى غَارِبِهَا وَلَسَقَيْتُ آخِرَهَا بِكَأْسِ أَوَّلِهَا وَ لأَلْفَيْتُمْ دُنْيَاكُمْ هَذِهِ أَزْهَدَ عِنْدِي مِنْ عَفْطَةِ عَنْزٍ » .
“Por Aquel que hizo germinar el grano y creó a los seres vivientes, si la gente no hubiese venido hacia mí y no se hubieran eliminado las excusas por la existencia de secundadores, y si Al·lâh no hubiese tomado la promesa de los sabios de que no consentirían la glotonería del opresor y el hambre del oprimido, hubiese echado la vestidura (del Califato) sobre sus propios hombros, y hubiese dado al último el mismo trato que al primero. Luego, habréis visto que a mi parecer, este mundo de vosotros es más insignificante que el estornudo de una cabra”.[52]
c. Describiendo sus planes y política para reformar la injusta distribución de los recursos que imperaba previamente, el Imâm ‘Alî dijo que devolvería todas las posesiones usurpadas al Tesoro Público y a sus verdaderos dueños:
« وَ اللَّهِ لَوْ وَجَدْتُهُ قَدْ تُزُوِّجَ بِهِ النِّسَاءُ وَ مُلِكَ بِهِ الإِمَاءُ لَرَدَدْتُهُ فَإِنَّ فِي الْعَدْلِ سَعَةً وَ مَنْ ضَاقَ عَلَيْهِ الْعَدْلُ فَالْجَوْرُ عَلَيْهِ أَضْيَقُ » .
“Por Al·lâh, si incluso encuentro que con ello las mujeres contrajeron matrimonio o que una mujer esclava ha sido adquirida, lo reclamaré, porque hay un amplio alcance en la dispensación de la justicia, y el que encuentra difícil de actuar justamente encontrará más difícil el tratar con la injusticia”.[53]
d. Una vez ‘Alî vio un collar en el cuello de su hija y le preguntó de dónde había salido eso y ella respondió que lo había tomado prestado del Tesoro Público. El Imâm llamó al tesorero y le preguntó por qué le había dado ese collar. Él respondió que era un préstamo registrado. Luego el Imâm lo redimió y le dijo que si hubiese sido de otra manera, ciertamente que él hubiese cortado los dedos de su hija.
De acuerdo al Islam, los gobernadores deben ser justos, tanto en su vida individual como social. Deben cumplir tanto con todos sus deberes personales como con sus responsabilidades sociales, incluyendo el respeto por los derechos de los ciudadanos. Deben observar la justicia tanto en los asuntos personales como administrativos. Deben, además, establecer la justicia social y asegurarse que ni sus agentes ni los ciudadanos comunes violen los estándares de justicia. Dijo Imâm ‘Alî:
« وَ لَوْ شِئْتُ لاهْتَدَيْتُ الطَّرِيقَ إِلَى مُصَفَّى هَذَا الْعَسَلِ وَ لُبَابِ هَذَا الْقَمْحِ وَ نَسَائِجِ هَذَا الْقَزِّ وَ لَكِنْ هَيْهَاتَ أَنْ يَغْلِبَنِي هَوَايَ وَ يَقُودَنِي جَشَعِي إِلَى تَخَيُّرِ الأَطْعِمَةِ وَ لَعَلَّ بِالْحِجَازِ أَوْ الْيَمَامَةِ مَنْ لا طَمَعَ لَهُ فِي الْقُرْصِ وَ لا عَهْدَ لَهُ بِالشِّبَعِ أَوْ أَبِيتَ مِبْطَاناً وَ حَوْلِي بُطُونٌ غَرْثَى وَ أَكْبَادٌ حَرَّى أَوْ أَكُونَ كَمَا قَالَ الْقَائِلُ وَ حَسْبُكَ دَاءً أَنْ تَبِيتَ بِبِطْنَة ٍوَ حَوْلَكَ أَكْبَادٌ تَحِنُّ إِلَى الْقِدِّ » .
“Si yo así lo hubiese deseado, podría haber encontrado muy fácilmente caminos y medios para proveerme a mí mismo de la más pura miel, la mejor variedad de trigo y las más finas vestiduras de seda que pudieran haberse tejido. Pero lejos están los deseos inmoderados de superarme y la glotonería de persuadirme de adquirir las mejores provisiones, cuando en el Hiyaz y en el Yemen puede haber gente que no tiene esperanza de obtener una pieza de pan y que nunca ha satisfecho completamente su hambre. No puedo saciarme a mí mismo cuando hay gente a mi alrededor cuyo hambre y sed los mantiene inquietos y los atormenta. ¿Pretendéis acaso que yo sea como esa persona respecto a quien alguien dijo: “¿No es esta enfermedad suficiente para ti que te mantienes durmiendo con tu estómago lleno, cuando a tu alrededor hay tantas bocas hambrientas que comerían con glotonería incluso piel seca de cabra”?”.[54]
Imâm ‘Alî dijo también:
« إِنَّ اللَّهَ تَعَالَى فَرَضَ عَلَى أَئِمَّةِ الْعَدْلِ أَنْ يُقَدِّرُوا أَنْفُسَهُمْ بِضَعَفَةِ النَّاسِ كَيْلا يَتَبَيَّغَ بِالْفَقِيرِ فَقْرُهُ » .
“Ciertamente que Al·lâh, el Sublime, ha tornado obligatorio a los líderes justos mantenerse a sí mismos al nivel del humilde a fin de que el pobre no se exaspere por su pobreza”.[55]
Una de las características de un sistema político adecuado en el Islam es que la gente debe poder protestar contra cualquier incumplimiento de las leyes islámicas o la violación de los derechos humanos. En su carta al gobernador recientemente designado de Egipto, Mâlik Al-Ashtar, el Imâm ‘Alî escribe:
« وَ اجْعَلْ لِذَوِي الْحَاجَاتِ مِنْكَ قِسْماً تُفَرِّغُ لَهُمْ فِيهِ شَخْصَكَ وَ تَجْلِسُ لَهُمْ مَجْلِساً عَامّاً فَتَتَوَاضَعُ فِيهِ لِلَّهِ الَّذِي خَلَقَكَ وَ تُقْعِدُ عَنْهُمْ جُنْدَكَ وَ أَعْوَانَكَ مِنْ أَحْرَاسِكَ وَ شُرَطِكَ حَتَّى يُكَلِّمَكَ مُتَكَلِّمُهُمْ غَيْرَ مُتَتَعْتِعٍ فَإِنِّي سَمِعْتُ رَسُولَ اللَّهِ ص يَقُولُ فِي غَيْرِ مَوْطِنٍ لَنْ تُقَدَّسَ أُمَّةٌ لا يُؤْخَذُ لِلضَّعِيفِ فِيهَا حَقُّهُ مِنَ الْقَوِيِّ غَيْرَ مُتَتَعْتِعٍ » .
“Fija un tiempo para dedicarlo a los insatisfechos y a aquéllos que deseen aproximarse a ti con sus quejas. Con este fin debes disponer una audiencia pública para ellos, durante la cual, por la causa de Al·lâh Quien te creó, deberás tratarlos con amabilidad, cortesía y respeto. No permitas que tu ejército y funcionarios estén presentes en la sala de la audiencia en esos momentos, a fin de que aquellos que tengan quejas contra tu gobierno puedan hablarte libremente, sin reservas ni temor. Ciertamente que he escuchado al Profeta (BP) más de una ocasión decir: “Nunca será sagrada ni salva una nación o gobierno donde no son observados los derechos de los desamparados, indigentes y débiles, y donde las personas fuertes y poderosas no son forzadas a garantizarles sus derechos”.[56]
Los musulmanes no deben ser indiferentes hacia los actos incorrectos y comportamiento injusto de parte de otros; deben ser particularmente sensibles hacia los crímenes cometidos por el Estado, puesto que los gobernantes criminales son los peores de los criminales.[57]
Cuando los gobernantes se burlan de la ley o la moralidad islámica deben ser aconsejados a desistir, en caso de que no lo hagan los musulmanes deben protestar y levantarse contra ellos. Dice el Corán:
﴿ كُنْتُمْ خَيْرَ أُمَّةٍ أُخْرِجَتْ لِلْنَّاسِ تَأْمُرُونَ بِالْمَعْرُوفِ وَتَنْهَوْنَ عَنِ الْمُنْكَرِ وَتُؤْمِنُونَ بِاللَّهِ ﴾
«Sois la mejor nación que jamás haya surgido para la humanidad, porque encomendáis el bien, prohibís lo ilícito y creéis en Dios…».[58]
﴿ لاَ يُحِبُّ اللَّهُ الْجَهْرَ بِالسُّوءِ مِنَ الْقَوْلِ إِلاَّ مَن ظُلِمَ وَكَانَ اللَّهُ سَمِيعاً عَلِيماً ﴾
«A Dios no le gusta la contumelia, excepto de quien ha sido ultrajado; y Dios es Omnioyente, Sapientísimo»[59]
Dijo el Profeta Muhammad (BP):
« إِنَّ أَفْضَلَ الْجِهَادِ كَلِمَةُ عَدْلٍ عِنْدَ إِمَامٍ جَائِرٍ » .
“La mejor lucha (ÿihâd) es pronunciar palabras de justicia en frente de un líder injusto”.[60]
También dijo:
« لَتَأْمُرُنَّ بِالْمَعْرُوفِ وَ لَتَنْهُنَّ عَنِ الْمُنْكَرِ أَوْ لَيُسْتَعْمَلَنَّ عَلَيْكُمْ شِرَارُكُمْ فَيَدْعُو خِيَارُكُمْ فَلا يُسْتَجَابُ لَهُمْ‏ » .
“Ciertamente que debéis encomendar lo bueno y prohibir lo malo; de otra manera los malhechores gobernarán sobre vosotros hasta tal punto que incluso cuando la gente buena de entre vosotros suplique (a Dios), sus súplicas no serán respondidas”.[61]
Los Imames de la Purificada Familia del Profeta (BP) constantemente resistieron a la opresión de los gobernantes injustos. Una prueba suficiente de su disposición para sufrir todo tipo de sacrificios es el simple hecho de que todos ellos encontraron sus muertes siendo asesinados (excepto, claro está, el duodécimo Imâm que está aún oculto). Muchos de sus seguidores fueron también aprisionados o asesinados.
La historia de la Shî‘ah está repleta de luchas y movimientos revolucionarios convocando a la implementación de las leyes islámicas y la justicia. El más llamativo e inspirador incidente en toda la historia de la Shî‘ah fue la tragedia de Karbalâ’. Explicando su propósito al negarse a jurar fidelidad a Iazîd (el Califa usurpador) y levantándose contra él, el Imâm Husein (P) dijo:
« لا أرى الموت إلا سعادة و لا الحياة مع الظالمين إلا برما » .
“Yo veo en la muerte solo felicidad, y en la vida con los opresores solo desdicha”.[62]
En su Ta’rîj Al-Umam wal Mulûk, Tabarî narra del Imâm Husein (P):
« أيها الناس إن رسول الله صلى الله عليه وسلم قال من رأى سلطانا جائرا مستحلا لحرم الله ناكثا لعهد الله مخالفا لسنة رسول الله صلى الله عليه وسلم يعمل في عباد الله بالإثم والعدوان فلم يغير عليه بفعل ولا قول كان حقا على الله إن يدخله مدخله » .
“¡Oh gentes! Por cierto que el Mensajero de Dios (BP) dijo: Quien vea a un gobernante injusto permitiendo los actos prohibidos por Dios, quebrantando los convenios divinos, actuando en contra de la Sunnah del Profeta de Dios (BP) y tratando a los siervos de Dios pecaminosamente y con hostilidad, y no proteste en palabra o en acto, ciertamente que corresponderá a Dios tratarlo de la misma manera que a ese opresor”.[63]
Los trágicos eventos de Karbalâ’ y sus repercusiones demostraron que la sociedad islámica se había desviado seriamente del sendero del Profeta Muhammad (BP). La única esperanza de salvar al Islam y la Sunnah del Profeta y despertar a la gente, era estremecerlos por medio de un muy trágico evento que los estimulase a reflexionar, el cual fue el mayor sacrificio hecho por el único nieto que quedaba del Profeta (BP). Decenas de sus parientes y compañeros fueron asesinados, y el Imâm ‘Alî ibn Husein y las mujeres y los niños de la familia del Profeta fueron tomados cautivos. En su camino a Karbalâ’, el Imâm Husein vio al Profeta (BP) en un sueño diciéndole que la Voluntad de Dios era verlo martirizado y a las mujeres tomadas cautivas.
Mucha gente fue sacudida de su letargo con la tragedia. Tomaron lugar muchas sublevaciones y movimientos de oposición que culminaron en el derrocamiento de los Omeyas. Los gobernantes abasíes que les sucedieron comenzaron su reclamo del poder basados en parte en un llamamiento para vengar a los miembros de la Familia del Profeta que habían sido víctimas de la opresión omeya. No obstante, ellos, también desviados de la justicia, paulatinamente se volvieron responsables de la muerte de muchos de los Imames de Ahl-ul Bait del Profeta y muchas otras personas inocentes. La Shî‘ah continuó oponiéndose a la injusticia de todas las maneras que pudo.
El Imâm Husein (P) demostró que el martirio conforma tanto una meta sagrada como un eficiente instrumento para salvaguardar los principios y los valores islámicos, y vencer la injusticia, la opresión y la herejía. Es por ello que el Enviado de Dios (BP) dijo:
« حُسَيْنٌ مِنِّي وَأنَا مِنْ حُسَيْنٍ » .
Husein es de mí y yo soy de él”.[64]
Obviamente el Imâm Husein era del Profeta (BP) en el sentido que él era su nieto. Sin embargo, no se puede exponer ninguna razón biológica como para que el Profeta se considere a sí mismo como parte del “ser” de Imâm Husein. Aparentemente el Profeta se estaba refiriendo al hecho de que la supervivencia del Islam y su Mensaje profético requerirían del valiente levantamiento de Husein. Si Husein y su lucha no hubiesen estado allí, el verdadero Islam no hubiera continuado. En el día de ‘Âshûrâ’, el Imâm Husein mismo dijo:
« إن كان دين محمد لم يستقم * إلاّ بقتلي يا سيوف خذيني » .
“Si la religión de Muhammad no puede continuar excepto con mi martirio, entonces ¡oh espadas! ¡Tomadme!”.
El concepto de un Salvador conocido como Al-Mahdî también se relaciona al tema de la justicia islámica en el Islam, especialmente en el Islam Shî‘ah. La principal tarea de Al-Mahdî y sus seguidores, será “llenar la Tierra de justicia”, una frase que aparece en muchos hadices. Por ejemplo, el Profeta dijo:
« إِنَّا أَهْلُ بَيْتٍ اخْتَارَ اللَّهُ لَنَا الآخِرَةَ عَلَى الدُّنْيَا وَإِنَّ أَهْلَ بَيْتِي سَيَلْقَوْنَ بَعْدِي بَلاءً وَتَشْرِيدًا وَتَطْرِيدًا حَتَّى يَأْتِيَ قَوْمٌ مِنْ قِبَلِ الْمَشْرِقِ مَعَهُمْ رَايَاتٌ سُودٌ فَيَسْأَلُونَ الْخَيْرَ فَلا يُعْطَوْنَهُ فَيُقَاتِلُونَ فَيُنْصَرُونَ فَيُعْطَوْنَ مَا سَأَلُوا فَلا يَقْبَلُونَهُ حَتَّى يَدْفَعُوهَا إِلَى رَجُلٍ مِنْ أَهْلِ بَيْتِي فَيَمْلَؤُهَا قِسْطًا كَمَا مَلَئُوهَا جَوْرًا فَمَنْ أَدْرَكَ ذَلِكَ مِنْكُمْ فَلْيَأْتِهِمْ وَلَوْ حَبْوًا عَلَى الثَّلْجِ » .
“Nosotros (yo y mi familia) somos miembros de una casa, para quienes Dios ha elegido la vida del Más Allá por sobre la vida de este mundo; y los miembros de mi Casa sufrirán después de mí aflicciones, desalojos y destierros; hasta que venga una gente del Este portando estandartes negros, y pedirán lo bueno pero no se les concederá; en consecuencia, se trabarán en lucha y saldrán victoriosos, y se les dará lo que procuraban (en primer lugar), pero se rehusarán a aceptarlo, y entregarán (los estandartes) a un hombre de la Gente de mi Casa (ahl-u biatî) quien la llenará (a la Tierra) de justicia así como habrá sido llenada de tiranía. Por lo tanto, quien presencie esa época deberá ir y unirse a ellos, aún de rodillas sobre la nieve”.[65]


[1] Ensân-e Kâmel de Shahîd Murtadâ Mutahharî, p. 203.
[2] Sûra Ar-Rûm; 30: 7.
[3] Sûra Fussilat; 41: 53.
[4] Sûra Ad-Dhâriât; 51: 20 y 21.
[5] Bihâr Al-Anwâr de Maÿlesî, t. 2, p. 32, nº 22 y t. 92, p. 456, nº 1.
[6] Sûra Al-Hashr; 59: 19.
[7] El hecho de que la realidad del ser humano es su espíritu y no su cuerpo material conforma un claro principio coránico respaldado por muchos argumentos filosóficos. Ver por ejemplo, Self-Knowledge (“Autoconocimiento”) de M.A. Shomalí, capítulos 2 y 3.
[8] Dice el Sagrado Corán: «¡Oh creyentes!, preocupaos de enmendaros; si os encamináis, jamás podrán perjudicaros quienes se desvían…» (5: 105).
Dice Imam ‘Alî (P): “Cada vez que se incrementa el conocimiento de un hombre, su atención a su alma también se acrecienta y él hace lo mejor para entrenarla y purificarla”. (Mustadrak Al-Wasâ’il, por Nûrî, t. 11, p. 323, nº 16).
[9] “Encuentro con Dios” (liqâ’-ul·lâh) es una profunda expresión dentro de la gnosis islámica. La expresión tiene sus raíces en el Corán. Por ejemplo, dice el Corán: «Mas quien espera la comparecencia de su Señor, que practique el bien y no asocie a nadie con el culto de su Señor» (18: 110). Por supuesto, está claro que no es un encuentro físico.
[10] Además de lo que sigue en el el texto, la aproximación a Dios tiene otros efectos tanto en el individuo como en los planes sociales, tales como la paz, la confianza, la felicidad, la certeza, y las bendiciones materiales. Aquellos mencionados en el texto han sido escogidos debido a su importancia y centralidad. Para una mayor ilustración sobre algunos de los resultados de la proximidad a Dios, ver; Self-Knowledge (“Autoconocimiento”) de M.A. Shomalí, 1996, pp. 148-158.
[11] Usûl Al-Kâfî, t. 2, pp. 352 y 353.
[12] Bihâr Al-Anwâr, t. 74, p. 28 y 29.
[13] Sûra An-Nûr; 24: 37.
[14] Al-Munâÿât Ash-Sha‘banîiah, en Mafâtîh Al-Ÿinân y en Al-Iqbâl de Seîied Ibn Tâwûs, p.199.
[15] Por ejemplo, ver los versículos 2: 257: «Dios es el protector de los creyentes; es Quien los extrae de las tinieblas a la luz; en cambio, los incrédulos, cuyos protectores son los seductores que los arrastran de la luz a las tinieblas…» y 5: 16: «Por el cual Dios iluminará hacia los caminos de la salvación a quienes procuran Su complacencia y, por Su voluntad, les sacará de las tinieblas a la luz…». El reino de luz es un tópico importante en la filosofía y la gnosis islámica.
[16] Para una minuciosa descripción del Amor, ver “El Amor en el Cristianismo y en el Islam, por M. Heydarpoor (impreso en español - 2004).
[17] Bihâr Al-Anwâr, t. 79, p. 305.
[18] Sûra Ar-Ra‘d; 13: 28.
[19] Sahîfah As-Saÿÿadîiah, p. 416.
[20] La Súplica de ‘Arafah, en Mafâtih Al-Ÿinân.
[21] Al-Asfâr de Sadr Ad-Dîn Ash-Shîrâzî, t. 1, p. 117; t. 4, p. 479 y t. 5, p. 27.
[22] Sûra Al-Furqân; 25: 77.
[23] Sûra Al-Baqarah; 2: 186.
[24] Sûra Gâfir; 40: 60.
[25] Al-Bihâr, t. 93, p. 294.
[26] Al-Kàfî, t. 2, p. 338, h. 1.
[27] Wasâ’il Ash-Shî‘ah, t. 7, p. 28.
[28] Al-Kâfî, t. 2, p. 470, h. 2.
[29] Este libro ha sido traducido al inglés más de una vez. La mejor traducción es la realizada por William Chittick bajo el título de The Psalms of Islam.
[30] As-Sahîfah Al-Kâmilah As-Saÿÿadîiah está compuesta por 54 Súplicas, de la siguiente manera:
·         En Alabanza a Dios.
·         Bendiciones a Muhammad y su Familia.
·         Bendiciones a los Portadores del Trono.
·         Bendiciones a los verificadores de los Mensajeros Divinos.
·         Su Súplica para sí mismo y para sus íntimos.
·         Su Súplica en la mañana y en el atardecer.
·         Su Súplica ante las tareas inquietantes.
·         Su Súplica para procurar el amparo divino.
·         Su Súplica ante el anhelo.
·         Su Súplica para procurar el refugio en Dios.
·         Su Súplica para tener un buen final y resultados.
·         Su Súplica en Confesión.
·         Su Súplica para procurar la satisfacción de las necesidades.
·         Su Súplica ante los actos de injusticia.
·         Su Súplica en la enfermedad.
·         Su Súplica al pedir la exoneración (de los pecados).
·         Su Súplica contra Satanás.
·         Su Súplica ante las amenazas.
·         Su Súplica al pedir por lluvia durante la sequía.
·         Su Súplica de las nobles cualidades morales.
·         Su Súplica cuando algo le entristecía.
·         Su Súplica ante las penurias.
·         Su Súplica para el bienestar.
·         Su Súplica por sus padres.
·         Su Súplica por sus hijos.
·         Su Súplica por sus vecinos y amigos.
·         Su Súplica por la gente de las fronteras.
·         Su Súplica al cobijarse en Dios.
·         Su Súplica ante la merma del sustento.
·         Su Súplica por ayuda para pagar las deudas.
·         Su Súplica en arrepentimiento.
·         Su Súplica durante la Oración de la Noche.
·         Su Súplica para pedir por lo bueno.
·         Su Súplica cuando era probado o veía a alguien afligido por algo vergonzoso o un pecado.
·         Su Súplica en satisfacción con el Decreto Divino.
·         Su Súplica al escuchar el trueno.
·         Su Súplica en agradecimiento.
·         Su Súplica al excusarse.
·         Su Súplica en procura del perdón.
·         Su Súplica cuando la muerte era mencionada.
·         Su Súplica al pedir abrigo y protección.
·         Su Súplica al completar la lectura del Sagrado Corán.
·         Su Súplica al ver la Luna Creciente.
·         Su Súplica ante la llegada del Mes de Ramadán.
·         Su Súplica al despedirse del Mes de Ramadán.
·         Su Súplica en el Día de la Festividad de Desayuno y del Viernes.
·         Su Súplica en el Día de ‘Arafah.
·         Su Súplica en el Día del Sacrificio y del Viernes.
·         Su Súplica para repeler las artimañas de los enemigos.
·         Su Súplica en temor a Dios.
·         Su Súplica en sometimiento y humildad ante Dios.
·         Su Súplica en insistencia de un pedido.
·         Su Súplica en sometimiento a Dios.
·         Su Súplica para alejar las Preocupaciones.
[31] Sûra Ar-Ra‘d; 13: 4. Ver también: 16: 12 y 30: 24.
[32] Usûl Al-Kâfî, t. 1, p. 11.
[33] Sûra Al-Baqarah; 2: 164.          
[34] Ibíd., p. 13.
[35] Debe hacerse notar que la razón aquí incluye lo que es generalmente conocido como conciencia moral. Para una explicación más detallada, ver los estudios de los filósofos musulmanes respecto a la razón práctica o a la sabiduría práctica.
[36] A este respecto, George Hourani dice: “(El punto de vista Asharí, o lo que él denomina “subjetivismo teístico”, o lo que otros han llamado “voluntarismo ético”) no es peculiar del Islam, desde que fue planteado en el Judaísmo medieval y ocasionalmente en el pensamiento occidental; pero fue probablemente más prominente y propagado en el Islam que en cualquier otra civilización.” (Reason and Tradition in Islamic Ethics, p. 57)
[37] A pesar de que existen algunas diferencias entre los shî‘as y los mutazilíes, ambos son llamados ahl al-‘adl (“la gente de la justicia”), puesto que todos ellos creen en los valores morales independientes y en la existencia de criterios racionales para juzgar lo que es bueno y lo que es malo, y vigorosamente defienden el principio de la Justicia Divina, dependiendo de su creencia en los estándares independientes y racionales de lo bueno y lo malo.
[38] Al-Hil·lî, p. 104.
[39] Al-Hil·lî, p. 82.
[40] Sûra Al-Isrâ’; 17: 15.
[41] Shahrestânî, t. 1, p. 115.
[42] Al-Mugnî fî At-Tawhîd wal ‘Adl  de ‘Abd Al-Ÿabbâr, t. 1, p. 45.
[43] Sûra An-Nahl; 16: 90.
[44] Richard, p. 61.
[45] Shi‘ite Islam de Tabâtabâ’î, Parte II, “Outstanding Intelellectual Figures of Shi‘ism”.
[46] Sûra Al-Anbiâ’; 21: 47.
[47] Sûra Al-Hadîd; 57: 25.
[48] Sûra An-Nahl; 16: 90.
[49] En la cosmovisión islámica, todo el que desobedece a Dios se ha oprimido a sí mismo. Dice el Corán: «… quien profane las leyes de Dios se habrá condenado…» (65: 1)
[50] De acuerdo a un hadîz, similar al cual hay muchos otros: “No hay nada que acarre la ira de Dios más que la opresión hacia las mujeres y los niños”.
[51] Se requiere a los musulmanes tratar con justicia incluso a sus enemigos. Dice el Corán: «No permitas que tu hostilidad hacia algunas personas te vuelva injusto. Sé justo. La justicia es lo más cercano a la piedad.» (5: 8)
[52] Nahÿ Al-Balâghah, Sermón nº 3.
[53] Ibíd., Sermón nº 15.
[54] Ibíd., Sermón nº 45.
[55] Ibíd., Sermón nº 208.
[56] Ibíd., Carta nº 53. Esta carta es considerada como “uno de los más antiguos documentos existentes, aparte del texto coránico y las tradiciones proféticas, sobre el modelo de gobierno, en teoría y práctica”. Ver: Expectation of New Millennium: Shi‘ism in History de Nasr, p. 73 y W.C. Chittick, A Shi‘ite Anthology, 1981, p. 66.
[57] Cf. Ibíd., Carta nº 26.
[58] Sûra Âl-i ‘Imrân; 3: 110.
[59] Sûra An-Nisâ’; 4: 148.
[60] Usûl Al-Kâfî, t. 5, p. 60.
[61] Ibíd., p. 56.
[62] Tuhaf Al-‘Uqûl de Al-Hasan ibn Shu‘bah Al-Harrânî, p. 245.
[63] T. 4, p. 304.
[64] Kitâb Al-Manâqib de At-Tirmidhî, Numeración Al-‘Alamîiah nº 3708; Sunan de Ibn Mâÿah, Al-Muqaddimah, Numeración Al-‘Alamîiah nº 141, y Musnad de Ahmad, Musnad Ash-Shâmîin, Numeración Al-‘Alamîiah nº 16903.
[65] Sunan de Ibn Mâÿah, Kitâb Al-Fitan, Numeración Al-‘Alamîiah nº 4072.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada