domingo, 17 de octubre de 2010

Los Atributos Jabarî


Autor: Aiatul·lâh Ÿa‘far Subhânî 

Traducción: Feisal Morhel

Artículo cuadragésimo tercero:

Todos los Atributos Divinos que fueron mencionados hasta aquí (a excepción del Atributo del habla), son en su totalidad del tipo de Atributos cuya verificación o negación para Dios es inferida por el juicio del intelecto; solo que hay una serie de Atributos mencionados en el Sagrado Corán y los hadices, cuyo fundamento únicamente estriba en lo transmitido y nada más. 


Esto es como:
1-     La mano de Dios:
﴿ إِنَّ الَّذِينَ يُبَايِعُونَكَ إِنَّمَا يُبَايِعُونَ اللَّهَ يَدُ اللَّهِ فَوْقَ أَيْدِيهِمْ
«Por cierto que aquéllos que te juran fidelidad, están jurando fidelidad a Dios. La mano de Dios está sobre sus manos».[1]
2-     El rostro de Dios:
﴿ وَلِلّهِ الْمَشْرِقُ وَالْمَغْرِبُ فَاَيْنَما تُوَلُّوْا فَثَمَّ وَجْهُ اللّهِ إِنَّ اللّهَ وَاسِعٌ عَلِيمٌ
«Tanto el levante como el poniente pertenecen a Dios, y doquiera os dirijáis, allí hallaréis la faz de Dios. Por cierto que Dios es Vasto, Sapientísimo».[2]
3-     Los ojos de Dios:
﴿ وَاصْنَعِ الْفُلْكَ بِاَعْيُنِنَا وَ وَحْيِنَا
«Y construye el Arca bajo Nuestra mirada (lit. Nuestros ojos) y según Nuestra Revelación».[3]
4-     Asumir el Trono:
﴿ الرَّحْمَنُ عَلَى الْعَرْشِ اسْتَوَى
«El Compasivo, ha asumido el Trono».[4]

Así también existen otros ejemplos.

La razón por la que a estos Atributos se los denomina “Jabarî”, es que la única fuente que los testimonia es la transmisión textual.

Es necesario mencionar que desde el punto de vista del intelecto y la razón, no se puede aplicar a estos Atributos su sentido usual, ya que eso implicaría caer en la creencia de corporizar a Dios y atribuirle semejanza a las criaturas, siendo que el intelecto y la razón dan testimonio de lo incorrecto de ello. Es por eso que para obtener una explicación real de esos Atributos, se debe considerar el conjunto de las aleyas coránicas y narraciones. A su vez, debemos saber que el idioma árabe, al igual que otros idiomas, se encuentra repleto de usos metafóricos y alegóricos, y desde que el Sagrado Corán fue revelado en el idioma de la gente, por ello utiliza sus mismos usos y estilos de expresión.

A continuación procederemos a explicar esos Atributos:
A- En la primera aleya dice: «Por cierto que aquellos que te juran fidelidad, están jurando fidelidad a Dios», y eso es así puesto que jurar fidelidad al Profeta (BP) equivale a jurar fidelidad a Dios. 
Luego dice: «La mano de Dios está sobre sus manos», y eso significa que el poder de Dios es superior y mayor que su poder, y no que Dios tenga una mano corporal, palpable, que se encuentre sobre sus manos.

Testimonio de ello es que esta aleya continúa con el párrafo que expresa:
﴿ فَمَن نَكَثَ فَإِنَّمَا يَنكُثُ عَلَى نَفْسِهِ وَمَن أَوْفَى بِمَا عَاهَدَ عَلَيْهُ اللَّهَ فَسَيُؤْتِيهِ أَجْراً عَظِيماً
«Es así que, quien quebranta (la promesa), en verdad que (la) estará quebrantando en detrimento propio; en cambio, quien cumpla lo que haya pactado con Dios, Él le otorgará una magnífica recompensa».[5]

Esta manera de expresarse y dirigirse que contiene una amenaza para los que quebrantan los pactos, y elogia a quienes los cumplen, indica que el propósito de “la mano de Dios” es el poder y la soberanía divinos.

Además, la palabra “mano” en muchas culturas tiene el significado alegórico de “poder” y “superioridad”, y es así que (en árabe) la frase “hay una mano sobre toda otra mano” significa que “por encima de todo poder, existe un poder superior”.
B- El propósito del “rostro” atribuido a Dios, Glorificado Sea, es la Esencia Divina, y no la parte particular del cuerpo que se encuentra en el ser humano y otras criaturas semejantes. El mismo Corán al referirse a la extinción de todo aquello fuera de Dios dice:
﴿ كُلُّ مَنْ عَلَيْهَا فَانٍ
«Todo cuanto existe sobre ella (la tierra) perecerá».[6]

E inmediatamente después informa de la permanencia y subsistencia de la Esencia Divina:
﴿ وَيَبْقَى وَجْهُ رَبِّكَ ذُو الْجَلاَلِ وَالإِكْرَامِ
«Pero subsistirá la Faz de tu Señor, el Poseedor de la Majestad y la Honra».[7]

Esto es, que la Esencia Divina subsistirá sin llegar nunca a extinguirse.

De esta explicación se pone de manifiesto el significado de la aleya en cuestión, y es el hecho de que Dios no se encuentra en un punto en particular, sino que Su existencia abarca todas las cosas, y se encuentra donde sea que nos dirijamos; y para demostrar ello indica dos Atributos de Dios:
“Vasto”: esto es, que la existencia de Dios no tiene límites.
“Sapientísimo”: esto es, que está informado de todas las cosas.
C- La tercera aleya mencionada expresa que: Noé (P) fue comisionado por Dios para construir el Arca, y desde que la construcción de la misma en un punto alejado del mar fue objeto de burla y molestia por parte de los ignorantes, por eso, en tales condiciones, Dios le manifiesta: Tú construye el Arca, que te encuentras bajo Nuestra observación, y esto es algo que Nosotros te revelamos. El propósito de ello es que Noé obraba en base a la orden de Dios, y naturalmente era objeto de Su protección y asistencia, por lo que los ridiculizadores no podrían ocasionarle daño alguno.

D- Arsh (عرش) en idioma árabe tiene el significado de “trono” y “butaca”, y la palabra istiwâ' (استواء) cuando se presenta con la preposición 'alâ (على) tiene el significado de “asentarse” y “tomar posesión”, y desde que los reyes y gobernantes después de asumir el sitial del trono proceden a administrar los asuntos del reino, es por eso que tal expresión (esto es, “asumir el trono”) es una alegoría que indica la toma de posesión sobre el territorio de gobierno y el dominio sobre la administración de los asuntos.

Además de los argumentos lógicos y transmitidos al respecto, que demuestran que Dios, Glorificado Sea, se encuentra exento de la ubicación y la atribución a un lugar, hay dos cuestiones que testimonian claramente que el propósito de tales expresiones no es “tomar asiento en una butaca material”, sino que ello consiste en una alegoría que quiere significar “el dominio sobre los asuntos del mundo de la existencia”. Esas dos cuestiones son:

1- Muchas de las aleyas del Sagrado Corán mencionadas antes de esta frase en particular se refieren a la creación de los cielos y la Tierra y al hecho de que Dios erigió el palacio de la existencia sin columnas aparentes.
2- En muchas aleyas, luego de expresar esta frase, se la anexa a la administración de los asuntos del universo.

Desde que esta frase fue mencionada en medio de dos temas que son la creación y la administración del universo, se puede inferir el propósito de la expresión “asumir el trono”, que consiste en que el Sagrado Corán quiere manifestar lo siguiente: la originación de la existencia con toda su extensión y majestuosidad, no provocó que la rienda de la administración de los asuntos escapara de las manos de Dios, sino que Dios, además de ser el Creador y Originador del Universo, es su Administrador y rige sus asuntos. Entre las numerosas aleyas a este respecto nos contentamos con mencionar una que engloba los dos aspectos (la creación y la administración):
﴿ إِنَّ رَبَّكُمُ اللّهُ الَّذِي خَلَقَ السَّمَاوَاتِ وَالأَرْضَ فِي سِتَّةِ أَيَّامٍ ثُمَّ اسْتَوَى عَلَى الْعَرْشِ يُدَبِّرُ الاَمْرَ مَا مِن شَفِيعٍ إِلاَّ مِنْ بَعْدِ إِذْنِهِ
«Por cierto que vuestro Señor es Dios, Quien creó los cielos y la Tierra en seis días, luego asumió el Trono; administra los asuntos; no hay quien sea intercesor sino luego de Su anuencia».[8]

A este respecto referirse también a las siguientes aleyas: Ar-Ra‘d; 13: 2, As-Saÿdah; 32: 4, y Al-A‘râf; 7: 54.


[1] Al-Fath; 48: 10.
[2] Al-Baqarah; 2: 115.
[3] Hûd; 11: 37.
[4] Tâ Hâ; 20: 5.
[5] Al-Fath; 48: 10.
[6] Ar-Rahmân; 55: 26.
[7] Ar-Rahmân; 55: 27.
[8] Iûnus; 10: 3.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada