sábado, 9 de octubre de 2010

EL MES DE DHUL QA'DAH




Actos preferibles para este mes:

El mes de Dhul Qa’dah es el primero de los meses Sagrados y los dichos lo presentan como un mes propicio para suplicar a Dios. En los días domingos de este mes es meritorio realizar una oración y según los dichos del Profeta (s.a.w.) tiene mucha bendición.

Quien la hiciera se le aceptará su arrepentimiento y sus pecados serán perdonados, (incluso) sus enemigos estarán conformes con él el día del Juicio Final y saldrá de este mundo siendo creyente, su tumba le será amplia y brillante, sus padres estarán satisfechos de él, el perdón abarcará a sus padres y a su descendencia, tendrá un amplio sustento, el ángel de la muerte lo tratará con afecto y entregará su alma fácilmente.

El modo de hacerla:

Los domingos de este mes se realiza el gusl (baño completo), la ablución y cuatro ciclos de oración. En cada ciclo recitar una vez Surat-ul Hamd, tres veces Surat-ul Ijlâs, y una vez las Suras Al-Falaq y An-Nâs. Luego de hacer la oración decir setenta veces:

أَسْتَغْفِرُ اللهَ رَبّي و أَتوبُ إليهِ

astagfirul•lâha rabbî ua atûbu ilaih

Pido perdón a Dios y a Él me vuelvo arrepentido

Luego decir:

لا حَوْلَ وَلا قُوَّةَ إلاّ بِاللهِ الْعَليِّ الْعَظيمِ

lâ haula ua lâ quwata il•la: bil•lâhil ‘alîil ‘adzîm

No Hay Poder ni Fuerza sino en Dios, El Altísimo, Majestuoso

يا عَزيزُ يا غَفّارُ اغْفِرْ لي ذُنُوبي وَذُنُوبَ جَميعِ المؤمِنينَ وَالْمُؤمِناتِ فَاِنَّهُ لا يَغْفِرُ الذُّنُوبَ إلاّ اَنْتَ

iâ ‘azîzu iâ gaffâr igfirlî dhunûbî ua dhunûba ÿamî’il mu’minîna ual mu’minât. fa innahu lâ iagfiru-dh dhunûba il•la ant

¡Oh Poderoso, Oh Indulgentísimo, perdona mis pecados y los pecados de todos los creyentes y las creyentes. Ciertamente que nadie mas que Tú perdona los pecados!

En otras narraciones también nos dicen que quien ayunara tres días seguidos: jueves, viernes y sábados en los meses Harâm (meses Sagrados en los que está prohibida la guerra), tendrá la recompensa de novecientos años de adoración a Dios. También afirma el sabio ‘Alî Ibn Ibrahîm Qummí que en los meses Sagrados los pecados serán multiplicados de la misma forma que los actos buenos (Hasanât).

El día 11: El décimo día de este mes lunar coincide con el nacimiento del Imam ‘Alî Ar-Ridâ (a.s.) y es preferible saludar al Imam y hacer la súplica Tawassul.

La noche del 15: Según el calendario lunar cada mes comienza a partir del cambio de luna y los días comienzan a la noche.

La noche del quince, o sea, la noche en la que al día siguiente es el día quince es una noche muy bendita. Dios observará con misericordia a sus siervos creyentes. Quien en esta noche se entregue a adorar a Al•lah tendrá la recompensa de cien personas Sâ’ih, es decir la persona ayunante que pasa su día en la mezquita y no ha desobedecido a Al•lah ni en la medida de un parpadeo.

Aconseja el Enviado de Dios (s.a.w.) respecto a esta noche: “Pon atención en aprovechar esta noche para adorar a Dios, reza y pide lo que quieras a Tu Señor”.

Otros dichos afirman que quien pidiera algo a Su Señor en esta noche su súplica no será rechazada.

El día 23: Según una narración el día 23 del mes del año 203 de la Hégira, tuvo lugar el martirio del Imam Ar-Ridâ (a.s.) por lo tanto es preferible saludar al Imam ya sea de cerca, en su Santuario o de lejos.

La noche del 25: La noche 25 del mes es la noche llamada Dahwul Ard, es decir la noche en la cual fue extendida la tierra desde abajo de la Ka’bah por sobre las aguas.

Es una de las noches más benditas, en la que descenderá la Misericordia de Dios y en la que es preferible permanecer despierto y adorar a Al•lah.

Relata Hasan Ibn ‘Alî Uashâ’ que dijo: “Siendo niño, cuando estaba cenando con mi padre, la noche 25 de Dhîl Qa‘dah, en la casa del Imam Ar-Ridâ (a.s.) éste dijo: “En esta noche nació el Profeta Ibrâhîm (a.s.) y el Profeta Jesús hijo de María (a.s.) y la tierra fue extendida desde debajo de la Ka’bah. Quien ayunara en su día (veinticinco), es como si hubiera ayunado sesenta meses”.

También hay narraciones que indican que este día será el día en que aparecerá el Imam Mahdî (a.s.).

El día 25: Es el día de Dahwul Ard: Es uno de los cuatro días más importantes del año para ayunar y en una narración dice que su ayuno equivale al ayuno de 70 años. Para el que ayune en este día todo lo que existe en los cielos y en la tierra pide perdón a Dios por él.

También es preferible hacer el Gusl (Baño Completo). En este día se aconseja realizar dos ciclos de oración en la media mañana (antes del mediodía). En cada ciclo decir la Sura Al-Hamd y cinco veces la Sura Ash-Shams (Sura 91). Luego del saludo final decir:

لا حَوْلَ وَلا قُوَّةَ إلاّ بِاللهِ الْعَلىِّ الْعَظيمِ

lâ haula ua lâ quwata il•la bil•lâhil ‘alîil ‘adzîm

No Hay Poder ni Fuerza sino en Dios, El Altísimo, Majestuoso

Luego rogar a Dios lo que uno desee y tras ello pronunciar la siguiente súplica:

يا مُقيلَ العَثَراتِ اَقِلْني عَثْرَتي، يا مُجيبَ الدَّعَواتِ اَجِبْ دَعْوَتي، يا سامِعَ الاَْصْواتِ اِسْمَعْ صَوْتي وَارْحَمْني وَتَجاوَزْ عَنْ سَيِّئاتي وَما عِنْدي يا ذَا الْجَلالِ وَالاكْرامِ

iâ muqîlal ‘azarâti aqilnî ‘azratî iâ muÿîb-a da’auâti aÿib da’uatî iâ sâmi’al asuât isma’ sautî uarhamnî ua taÿâuaz ‘an saîi’atî ua mâ ‘indî iâ dhal ÿalâli ual ikrâm

“¡Oh, Quien perdona las faltas, perdona mis faltas. Oh, Quien responde a las súplicas, responde a mi súplica. Oh, Quien Oye las voces, oye mi voz y ten Misericordia de mí y perdona mis pecados y todo lo malo que hay en mí. Oh, Dueño de Esplendor y Generosidad!”.

El último día del mes: El último día del mes, del año 220, según la opinión más conocida de los sabios, tuvo lugar en Bagdad el martirio del Imam Muhammad ibn ‘Alî At-Taqî (a.s.), quien fue martirizado envenenado por Mu‘tasam-bil•lah (califa abasida) y fue aproximadamente luego de dos años y medio de la muerte de Ma’mûn (el califa abatida anterior). El Imam acostumbraba decir “Mi Faraÿ (alivio) será después de treinta meses de la muerte de Ma’mûn”.

La palabra “Faraÿ” nos hace entender el sufrimiento que le infligieron los califas hasta tal punto que el Imam describe su muerte como un “alivio”. De la misma forma, su noble padre, el Imam Ar-Ridâ (a.s.), en el tiempo que fue designado por Ma’mûn “heredero al califato”, cada viernes, al regresar de la Mezquita, luego de la oración, levantaba sus manos ante Dios y decía: “Dios mío, si mi alivio está en mi muerte, adelántame su hora”.

El noveno Imam, Muhammad ibn ‘Alî At-Taqî (a.s.), en el momento de ser martirizado, tenía 25 años. Su Santuario está en la ciudad de Kadzimain, en Irak actual, junto al Mausoleo de su estimado abuelo, el séptimo Imam, Mûsa Al-Kâdzim (a.s.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada