miércoles, 15 de junio de 2011

El nacido en la Ka‘bah


Por: Sumeia Younes

El contenido principal del hadîz sobre su nacimiento, de acuerdo a lo que el Sheij al-Tûsî transmitió del Imâm al-Sâdiq (a.s.) en su libro Al-Amâlî, como también el resto de los narradores shias, es el siguiente:


« كان العباس بن عبد المطلب ويزيد بن قعنب جالسين ما بين فريق بني هاشم إلى فريق عبد العزى بازاء بيت الله الحرام ، إذ أتت فاطمة بنت أسد بن هاشم أم أمير المؤمنين (عليه السلام) ، وكانت حاملة بأميرالمؤمنين (عليه السلام) لتسعة أشهر ، وكان يوم التمام ، قال : فوقفت بازاء البيت الحرام ، وقد أخذها الطلق ، فرمت بطرفها نحو السماء ، وقالت: »
Estaban  Al-‘Abbâs ibn ‘Abd-il Muttalib y Iazîd ibn Qa‘nab sentados frente a Bait Al·lâh al-Harâm (La Casa Inviolable de Dios, en La Meca) entre un grupo de los de Banî Hâshim y un grupo de ‘Abd al-‘Uzzâ, cuando de repente apareció Fátima bint Asad ibn Hâshim, la madre de Amîr al-Mu’minîn -que la paz sea con él-, quien estaba embarazada de él (a.s.) de nueve meses, y era el día que [su embarazo] llegaba a su término”. Dijo: “Se paró frente a la Casa Inviolable -mientras le aquejaban los dolores de parto- y dirigiendo sus manos al cielo dijo:

« أي رب ، إني مؤمنة بك ، وبما جاء به من عندك الرسول ، وبكل نبي من أنبيائك ، وبكل كتاب أنزلته ، وإني مصدقة بكلام جدي إبراهيم الخليل ، وإنه بنى بيتك العتيق ، فأسألك بحق هذا البيت ومن بناه ، وبهذا المولود الذي في أحشائي الذي يكلمني ويؤنسني بحديثه ، وأنا موقنة أنه إحدى آياتك ودلائلك لما يسرت علي ولادتي »

“¡Oh Señor! Creo en Ti, y en todo lo que trajo de Tu parte el Mensajero; en todo profeta de entre Tus profetas, y en todos los Libros que revelaste. Considero verdaderas las palabras de mi abuelo Ibrâhîm al-Jalîl (el profeta Abraham, con él sea la paz), aquél mismo que [por Tu decreto] construyó la Antigua Casa. ¡Te pido por el derecho de esta Casa y aquél que la construyó, y por este niño que llevo en mi vientre, que me habla y me conforta con sus palabras, y que yo estoy convencida de que es uno de Tus signos y Pruebas, que me facilites su alumbramiento!”.

« قال العباس بن عبد المطلب ويزيد بن قعنب . لما تكلمت فاطمة بنت أسد ودعت بهذا الدعاء ، رأينا البيت قد انفتح من ظهره ، ودخلت فاطمة فيه ، وغابت عن أبصارنا ، ثم عادت الفتحة والتزقت بأذن الله ( تعالى ) ، فرمنا أن نفتح الباب ليصل إليها بعض نسائنا ، فلم ينفتح الباب ، فعلمنا أن ذلك أمر من أمر الله ( تعالى ) ، وبقيت فاطمة في البيت ثلاثة أيام »

Dijeron Al-‘Abbâs ibn ‘Abd-il Muttalib y Iazîd ibn Qa‘nab: “Cuando Fátima bint Asad habló y suplicó de esa manera, vimos que la parte trasera de la Ka‘bah se abrió, y Fátima ingresó en la Casa, desapareció de nuestra vista y la abertura volvió a cerrase con la anuencia de Dios, Glorificado Sea. Quisimos abrir la puerta para que algunas de nuestras mujeres lleguen a ella, pero la puerta no se abrió y entonces supimos que había intervenido el designio del Altísimo. Fátima permaneció en la Casa (la Ka‘bah) tres días”.

 قال : وأهل مكة يتحدثون بذلك في أفواه السكك ، وتتحدث المخدرات في خدورهن . قال : فلما كان بعد ثلاثة أيام انفتح البيت من الموضع الذي كانت دخلت فيه ، فخرجت فاطمة وعلي ( عليه السلام ) على يديها ، ثم قالت :

Dijo: “La gente de La Meca hablaba de ello en las bocas de los callejones, y hasta las mujeres nobles ocultas tras los velos lo comentaban”. Dijo: “Tras tres días la Casa se abrió en el mismo lugar por el que ella había ingresado, y Fátima salió sosteniendo a Amîr al-Mu’minîn (a.s.) en sus brazos, y exclamó:

« معاشر الناس ، إن الله ( عزوجل ) اختارني من خلقه ، وفضلني على المختارات ممن مضى قبلي ، وقد اختار الله آسية بنت مزاحم فإنها عبدت الله سرا في موضع لا يحب أن يعبد الله فيه إلا اضطرارا ، ومريم بنت عمران حيث اختارها الله ، ويسر عليها ولادة عيسى ، فهزت الجذع اليابس من النخلة في فلاة من الارض حتى تساقط عليها رطبا جنيا ، وإن الله ( تعالى ) اختارني وفضلني عليهما ، وعلى كل من مضى قبلي من نساء العالمين ، لاني ولدت في بيته العتيق ، وبقيت فيه ثلاثة أيام آكل من ثمار الجنة وأوراقها  »
“¡Oh gentes! Ciertamente que Dios, Imponente y Majestuoso, me eligió entre Su creación y me otorgó algo mejor que a las [mujeres] elegidas que me prece­dieron. Dios eligió a Âsiah bint Muzâhim, puesto que ella adoró a Dios secretamente en un sitio en el que Dios no desea ser adorado, a menos que sea por compulsión, y a Mariam bint ‘Imrân (María), desde que Dios la eligió y le facilitó el parto de Jesús, y tuvo que agitar el tronco seco de la palmera en una zona desolada para que cayeran sobre ella dátiles frescos. Y Dios, Glorificado Sea, me escogió y prefirió sobre ambas y sobre todas la mujeres del universo que vivieron antes que yo, puesto que di a luz en la Antigua Casa, en la que permanecí tres días comiendo de los frutos y hojas del Paraíso”.“[1]

Esto sucedió en La Meca, en Bait al-Harâm, según lo más famoso, el día viernes 13 del mes de Raÿab del año 30 después de ‘Âm al-Fîl (el Año del Elefante, año en que nació el Profeta del Islam, 23 años antes de la Emigración).[2]

Nadie antes había nacido nunca en la Ka‘bah, ni jamás nadie lo hará. Todo esto fue recordado por la mayoría de los transmisores de hadices, exegetas y literatos de entre los shias y sunníes.

El origen de la historia es mutawâtir, aún cuando se observan diferencias en cuanto a la forma en las narraciones. Hâkim al-Nisâbûrî -reconocido sabio sunni- dijo:

“Las narraciones mutawâtir mencionan que Fátima bint Asad dio a luz a Amîr al-Mu’minîn ‘Alî ibn Abî Tâlib -que Dios ennoblezca su rostro- en el interior de la Ka‘bah”.[3]

Dijo el ‘Al·lâmah al-Amînî en su Al-Gadîr: Dijo Shahab al-Dîn al-Seîied Mahmûd al-Alûsî,[4] autor de Al-Tafsîr al-Kabîr Rûh al-Ma‘ânî, respecto al libro Sharh al-Jarîdah al-Gaibîiah fi Sharh al Qasîdah al-‘Ainîiah, de ‘Abd al-Bâquî Afandî al-‘Umarî, en la página 15, al explicar el dicho de éste:

أنت العلي الذي فوق العلى رفعا  /  ببطن مكة عند البيت إذ وضعا

 Tú eres el altísimo (al-‘Alî), / el que fue elevado por sobre lo más alto,
en el interior de La Meca, en la Casa (de Dios), / cuando fue dado a luz.

“El hecho de que el Emir -que Dios ennoblezca su rostro- nació en la Casa, es algo muy reconocido en el mundo y fue mencionado en los libros de ambas escuelas, la Sunnah y la Shî‘ah... y ningún otro nacimiento fue tan conocido como el suyo -que Dios ennoblezca su rostro-, como asimismo nadie difiere sobre ello. Y ¡quién más digno que el Imâm de Imames para nacer en lo que constituye la quiblah de los creyentes! ¡Glorificado sea Aquél que dispone las cosas en su lugar y es el más Sabio de los sapientes!”…

Y en la Pág. 75, dijo (Al-Alûsî):

“‘Alî quiso compensar a la Ka‘bah, por haber nacido en el corazón de la misma, por lo que arrojó los ídolos desde lo alto de la Ka‘bah, puesto que ella, tal como se transmitió en algunas narraciones, se quejaba ante Dios Altísimo del hecho de que los ídolos fueran adorados a su alrededor, diciendo: “¡Oh Señor! ¿Hasta cuándo serán adorados estos ídolos a mi alrededor?”. A lo que Dios Altísimo le prometió que la purificaría de ello...”.[5]

            Asimismo, el ‘Al·lâmah al-Amînî –la misericordia de Al·lâh sea sobre él-, en el T. 6 de su Al-Gadîr (p. 21 en adelante) transmite la historia del nacimiento de Hadrat ‘Alî en la Ka‘bah de más de 20 libros de Ahl al-Sunnah y de más de 50 libros de los sabios shias, y cita bellas poesías en idioma árabe al respecto.        



Notas:

[1] Al-Amâlî, del Sheij al-Tûsî, pp. 706-708. Ver también los siguientes libros del Sheij al-Sadûq: Ma‘ânî al-Ajbâr, pp. 62-63; Al-Amâlî, p. 195, Sesión 27; ‘Ilal al-Sharâ’i‘ , del Sheij al-Sadûq, p. 135.
[2] Ver: Kitâb al-Irshâd, del Sheij al-Mufîd, p. 8.
[3] Al-Mustadrak ‘alâ al-Sahîhain, de Hâkim al-Nîsâbûrî, t. 3, p. 483.
[4] Shahab al-Dîn al-Seîied Mahmûd al-Alûsî: escritor y exégeta sunní.
[5] Al-Gadîr, del ‘Al·lâmah al-Amînî, t. 6, pp. 22-23.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada