viernes, 3 de junio de 2011

El Mes de Raÿab


        Este mes y los dos meses que le siguen (Shabân y Ramadán) son los más nobles del calendario islámico.
        Existen numerosas narraciones respecto a su importancia y privilegio.
        Se relata del Enviado de Dios (BPD) que dijo: Rayab es el gran mes de Dios, es un mes en el que la guerra está prohibida. Rayab es el mes de Dios, Shaban es mi mes, y el mes de Ramadán, el mes de mi comunidad. Quien ayune un día del mes de Rayab obtendrá la satisfacción Divina, le será alejada la cólera de Dios y le será  cerrada una de las siete puertas del infierno.
        Dijo el Imam Mûsa ibn Yafar (P): Rayab es el nombre de un río del Paraíso, más blanco que la leche y más dulce que la miel, quien ayune un día de este mes, naturalmente beberá de él.

Actos preferibles durante todo el mes:

        1) El Imam As-Sadiq (P) relató del Profeta del Islam (BPD) que dijo: El mes de Rayab es el mes del Istigfâr (perdón) para mi comunidad, entonces pedid perdón a Dios en este mes repetidas veces, diciendo:

اَسْتَغْفِر اللهَ وَاَسْأَلُهُ التَّوْبَةَ
ASTAGFIRUL·LÂHA UA ASALUHUT TAUBAH

Pido perdón a Dios, y le  imploro el arrepentimiento

        2) En otra narración vemos que si alguien está impedido de ayunar en este mes por debilidad o enfermedad, puede realizar la siguiente súplica cien veces por día para obtener la recompensa del ayuno.

سُبْحانَ الاِْلهِ الْجَليلِ، سُبْحانَ مَنْ لا يَنْبَغي التَّسْبيحُ إِلاّ لَهُ، سُبْحانَ الاَْعَزِّ الاَْكْرَمِ، سُبْحانَ مَنْ لَبِسَ الْعِزَّ وَهُوَ لَهُ اَهْلٌ
SUBHÂNAL ILÂHIL ŸALÎL  ·  SUBHÂNA MAN LÂ IANBAGIT TASBÎHU IL·LA LÂH  ·  SUBHÂNAL AAZZIL AKRAM  ·  SUBHÂNA MAN LABISAL IZZA UA HUA LAHU AHL

¡Glorificado sea el Dios Majestuoso!, ¡Glorificado sea Aquél, Quien nadie más que Él merece ser glorificado! ¡Glorificado sea el más Poderoso y Generoso! ¡Glorificado sea Quien se inviste de grandeza y es digno de ello!

        3) Es preferible realizar la siguiente súplica todos los días del mes:

يا مَنْ يَمْلِكُ حَوائِجَ السّائِلينَ، ويَعْلَمُ ضَميرَ الصّامِتينَ، لِكُلِّ مَسْأَلَة مِنْكَ سَمْعٌ حاضِرٌ وَجَوابٌ عَتيدٌ، اَللّـهُمَّ وَ مَواعيدُكَ، الصّادِقَةُ، واَياديكَ الفاضِلَةُ، ورَحْمَتُكَ الواسِعَةُ، فأسْألُكَ اَنْ تٌصَلِّيَ عَلى مُحَمَّد وَآلِ مُحَمَّد واَنْ تَقْضِيَ حَوائِجي لِلدُّنْيا وَالاَْخِرَةِ، اِنَّكَ عَلى كُلِّ شَيْيء  قَديرٌ .
IÂ MAN IAMLIKU HAUÂIYIS SÂILÎN UA IALAMU DAMÎRA-S SÂMITÎN LI KUL·LI MASALATIN MINKA SAMUN HÂDIRUN UA ŸAUÂBUN ATÎD AL·LAHUMMA UA MAUÂÎDUKA-S: SÂDIQAH UA AIÂDIKAL FÂDILA UA RAHMATUKAL UÂSIAH FA ASALUKA AN TUSAL·LIA ALÂ MUHAMMADIN UA ÂLI MUHAMMADIN UA AN TAQDIA HAUÂIŸÎ LID-DUNIÂ UAL ÂJIRAH INNAKA ALÂ KUL·LI SHAIIN QADÎR

¡Oh Quien posee (la respuesta a) las necesidades de los que Te suplican y conoce lo más íntimo de los silenciosos, y que posees un oído atento para cada ruego que se realiza, y una preparada respuesta! , ¡Dios mío, por Tus promesas veraces, Tus mercedes abundantes, y Tu misericordia extensa, te pido bendigas a Muhammad y su descendencia y que respondas mis ruegos en esta vida y en la otra. Ciertamente Tú eres, sobre todas las cosas, Omnipotente!


        4) En este mes es meritorio visitar los santuarios de los Profetas e Imames (P) y realizar las salutaciones pertinentes.

        5) Relató Seîied Ibn Tâwus, de Muhammad Ibn Dhakuân, (conocido como Saÿÿâd, quien se prosterna, debido a que lloró tanto en sus largas prosternaciones que quedó ciego), que dijo: Visité al Imam Ÿafar As-Sâdiq (P) y le dije: «¡Que mi vida sea sacrificada por ti, oh Imam! Éste es el mes de Rayab, enséñame una súplica para que Dios, Altísimo, me beneficie con ella».
El Imam me dijo: Escribe: BISMIL·LAH-IR RAHMÂN-IR RAHÎM, di en cada mañana y tarde del mes de Rayab y luego de cada oración obligatoria:

يا مَنْ اَرْجُوهُ لِكُلِّ خَيْر، وَآمَنُ سَخَطَهُ عِنْدَ كُلِّ شَرٍّ، يا مَنْ يُعْطِي الْكَثيرَ بِالْقَليلِ، يا مَنْ يُعْطي مَنْ سَأَلَهُ يا مَنْ يُعْطي مَنْ لَمْ يَسْأَلْهُ وَمَنْ لَمْ يَعْرِفْهُ تَحَنُّناً مِنْهُ وَرَحْمَةً، اَعْطِني بِمَسْأَلَتي اِيّاكَ جَميعَ خَيْرِ الدُّنْيا وَجَميعَ خَيْرِ الاْخِرَةِ، وَاصْرِفْ عَنّي بِمَسْأَلَتي اِيّاكَ جَميعَ شَرِّ الدُّنْيا وَشَرِّ الاْخِرَةِ، فَاِنَّهُ غَيْرُ مَنْقُوص ما اَعْطَيْتَ، وَزِدْني مِنْ فَضْلِكَ يا كَريمُ
IÂ MAN ARŸÛHU LI KUL·LI JAIRIN UA ÂMANU SAJATAHU INDA KUL·LI SHARRIN IÂ MAN IUTIL KAZÎRA BIL QALÎL IÂ MAN IUTÎ MAN SAALAHU IÂ MAN IUTÎ MAN LAM IASALHU UA MAN LAM IARIFHU TAHANNUNAN MINHU UA RAHMATAN ATINÎ BIMASALATÎ IIÂKA ŸAMÎA JAIRI-D DÛNIA UA ŸAMÎA JAIR-IL ÂJIRAH UASRIF ANNÎ BIMASALTÎ IIÂKA ŸAMÎAH SHARR-ID DÛNIÂ UA SHARRIL ÂJIRAH FA INNAHU GAIRU MANQÛSIN MÂ ATAITA UA ZIDNÎ MIN FADLIKA IÂ KARÎM

¡Oh, Aquél de Quien espero todo bien y en Quien me resguardo frente a Su (propia) ira por cada mal! ¡Oh Quien otorga en abundancia a cambio de poco! ¡Oh Quien otorga a aquél que Le ruega así como también a quien no Le suplica ni Le conoce! haciendo ello por magnanimidad y compasión; otórgame por mi ruego a Ti, todo el bien de esta vida y todo el bien de la otra, y por mi ruego a Ti, aleja de mí todo el mal de esta vida y el mal de la otra. Ciertamente que aquello que agracias no tiene imperfección alguna; y acrecienta para mí Tus favores ¡Oh Generoso!

        El transmisor del dicho agregó: Luego el Imam tomó con su mano izquierda su bendito mentón y recitó la siguiente súplica con toda atención y humildad. Mientras la recitaba movía hacia un lado y hacia otro su dedo índice de la mano derecha:

يا ذَا الْجَلالِ وَالاِْكْرامِ، يا ذَا النَّعْماءِ وَالْجُودِ، يا ذَا الْمَنِّ وَالطَّوْلِ، حَرِّمْ شَيْبَتي عَلَى النّار
IÂ DHÂL ŸALÂLI UAL IKRÂM IÂ DHÂN NAI UAL YÛDI IÂ DHÂL MANNI UAT TAULI HARRIM SHAIBATÎ ALAN NÂR

¡Oh Dueño del Esplendor y la Generosidad! ¡Oh Dueño de las gracias y la munificencia! ¡Oh Dueño de los dones y los favores! ¡Veda mis canas al fuego!

(Si es joven debe decir:  HARRIM SHAALAN NÂR [veda mis pelos al fuego],
y si es lampiño debe decir HARRIM BASHARATÎ ALAN NÂR [veda mi piel al fuego]).

        6) Según un dicho del Profeta (BPD) quien dijera en este mes mil veces

لا اِلـهَ إلاَّ اللهُ
LÂ ILÂHA IL·LAL·LAH

No hay más divinidad que Dios

        Dios, Exaltado sea, le registrará cien mil Hasanât (actos buenos) y se le construirán cien ciudades en el Paraíso.

        7) Es preferible repetir en todo el mes, para el perdón de los pecados, la siguiente súplica mil veces.

اَستَغفِرُ اللهَ ذَا الْجَلالِ وَالاِْكْرامِ مِنْ جَميعِ الذُّنُوبِ وَالاثامِ
ASTAGFIRUL·LAHA DHAL YALÂLI UAL IKRÂM MIN YAMÎIDH DHUNÛBI UAL AZÂM

Pido perdón a Dios, Poseedor de Esplendor y Generosidad, por todos mis pecados y desobediencias.

        8) Se ha relatado del Profeta (BPD) un dicho respecto al gran mérito de recitar durante este mes la Sûra Al-Ijlâs (Nº 112) diez mil, mil o cien veces.

        9) Según otro dicho del Enviado de Dios (BPD) quien recitara Sûra Al-Ijlâs (Nº 112) en un viernes del mes de Rayab, en el Día del Juicio Final tendrá una luz que lo llevará hacia el Paraíso.

        10) Existen otras narraciones del Profeta (BPD) según las cuales, quien ayunara en un día del mes de Rayab y realizara cuatro ciclos de oración (dos oraciones de dos ciclos): en el primer ciclo, recitara luego del Sura Al-Hamd (Nº 1) cien veces Âiat-ul Kursî (Aleya del Escabel, 2:255) y en el segundo ciclo luego de la Sura Al-Hamd doscientas veces Sûra Al-Ijlâs (Nº 112), no muere sin antes observar su lugar en el Paraíso, o alguien lo verá en su lugar.
  
Lailat-ur Ragâib:

        La primera noche de viernes del mes de Raÿab -que comienza al ocaso del jueves hasta el alba del día siguiente- se denomina Lailat-ur Ragâib. El Profeta Muhammad (BPD) recomendó realizar una oración especial albriciando el perdón de muchísimos pecados. Asimismo dijo: Todo aquel que realice esta oración, al fallecer, en la primera noche que pase en su tumba, Dios, el Altísimo le enviará la recompensa de esta oración que se le corporizará en un bello ser, de rostro resplandeciente y de habla elocuente, que le dirá:
        ‘¡Oh, amado mío! te doy las albricias de que estás a salvo de toda preocupación.
        El difunto le preguntará: ‘¿Quién eres? Juro por Dios que jamás he visto alguien tan bello, he oído voz tan dulce o he olido ningún perfume mejor que el tuyo. Le dirá entonces: Yo soy la recompensa de aquella oración que realizaste la noche de aquel mes, de aquel año. He venido junto a ti para observar tu derecho, acompañarte en tu soledad y alejarte del temor. Estaré a tu lado para darte sombra el Día del Juicio Final, cuando la trompeta sea tañida. ¡Alégrate, pues, que el bienestar te acompañará por siempre!.

Modo de realizar la oración:

        El primer jueves de este mes se ayuna y llegada la noche se realizan doce ciclos de oración entre las oraciones del ocaso y la noche. En realidad son seis oraciones de dos ciclos cada una.
Cada ciclo consta de: la lectura de la Sûra Al Fâtihah una vez, Sûra Al-Qadr (nº97) tres veces, y Sûra Al-Ijlâs (nº111) doce veces.
        Al término de la oración, decir setenta veces:

اَللّـهُمَّ صَلِّ عَلى مُحَمَّد النَّبِيِّ الاُْمِّيِّ وَعَلى آلِهِ
AL·LAHUMMA SAL·ALÂ MUHAMMADIN AN-NABÎIL UMMÎ UA ALÂ ÂLIHI

¡Dios nuestro! ¡Bendice a Muhammad, el profeta iletrado, y a su descendencia!

Luego, prosternarse y repetir setenta veces:

سُبُّوحٌ قُدُّوسٌ رَبُّ الْمَلائِكَةِ وَالرُّوحِ
SUBBÛHUN QUDDÛSUN RABBUL MALÂIKATI UA-R RÛH

¡Glorificado, Santísimo, es el Señor de los ángeles y el Espíritu!

A continuación, en posición de sentado, decir setenta veces:

ربِّ اغفرِر وَارحَم وَ تجاوَز عَمّا تَعلَمُ اِنَّكَ اَنتَ العلِيُّ الأَعظَمُ
RABBI GFIR UARHAM UA TAYÂUAZ AMMÂ TALAM INNAKA ANTAL ALÎI-UL ADZAM

¡Señor! ¡Perdóname y ten misericordia de mí! ¡No consideres lo (malo) que sabes de mí! ¡Ciertamente que Tú eres Altísimo, Majestuoso!

Volver a prosternarse y decir setenta veces:

سُبُّوحٌ قُدُّوسٌ رَبُّ الْمَلائِكَةِ وَالرُّوحِ
SUBBÛHUN QUDDÛSUN RABBUL MALÂIKATI UA-R RÛH

¡Glorificado, Santísimo, es el Señor de los ángeles y el Espíritu!

  Tras ello, pedir a Dios lo que se desee.

        En este mes también es muy preferible repetir mil veces la frase:

لا اِلـهَ إلاَّ اللهُ
LÂ ILÂHA IL·LAL·LAH

No hay más divinidad que Dios


Actos específicos de los días y noches de este mes:


        La primera noche: es una noche muy bendita, y es preferible realizar en ella algunos actos:

    1.      Al ver la luna, decir:

اَللّـهُمَّ اَهِلَّهُ عَلَيْنا بِالاَْمْنِ وَالاْيمانِ وَالسَّلامَةِ وَالاِْسْلامِ رَبّي وَرَبُّكَ اللهُ عَزَّوَجَلَّ
AL·LAHUMMA AHIL·LAHU  ALAINÂ BIL AMNI WAL ÎMÂN WAS SALÂMATIL WAL ISLÂM ·  RABBÎ WA RABBUKA AL·LAHU AZZA WA ŸAL·L

No hay más divinidad que Dios

    2.      Realizar el gusl (baño completo).

    3.      Zîârah (visita o saludo) al Imam Husain (P).

    4.      Luego del rezo del Magrib rezar veinte ciclos, en cada uno de los cuales se lee la Sûra Al-Fâtihah y la Sûra Al-Ijlâs una vez, realizando el taslîm o salutación cada dos ciclos. De esta manera recaerá sobre el orante la protección en lo referente a su familia, sus bienes y sus hijos; ello libra del castigo de la tumba y concede la venia para atravesar como un rayo el Sirât (puente hacia el Paraíso) sin cómputo.

    5.      El Ih (permanecer en vigilia adorando a Dios hasta el alba).
           Relata el Imam Yafar As-Sadiq (P) que el Príncipe de los Creyentes Alî (P) dijo: Al Enviado de Dios (BP) le agradaba permanecer despierto por lo menos cuatro noches al año. La primera noche del mes de Rayab, la noche quince del mes de Shaban y las noches del Id-ul Fitr (fiesta del desayuno) y la fiesta del Id-ul Ad·hâ (fiesta del sacrificio).

        El Primer día: es un día muy bendito y es preferible realizar en él lo siguiente:

        1) Ayunar.
        Éste es el día en que Noé (P) subió al Arca y ordenó a sus fieles ayunar. Quien ayunara este día, el fuego infernal se alejará de él la distancia de lo que una persona puede caminar durante un año.
        2) El Gusl (baño completo)
        3) Saludar al Imam Husain (P.)

        Y en este día, según algunas transmisiones, tuvo lugar el nacimiento del Imam Muhammad Al-Bâqir (P), en el año 57 de la Hégira, pero el autor del Mafâtîh Al-Ÿinân estima que ello aconteció el tercer día del mes de Safar.

       El Segundo día: según una versión, en este día tuvo lugar el bendito nacimiento del Imam 'Alî An-Naqî (P) en el año 212 de la Hégira. Y su martirio tuvo lugar el tercer día de este mes en el año 254 en la ciudad de Samarra (Irak actual).

       El Décimo día: según Ibn Aiiâsh, tuvo lugar el nacimiento del Imam Muhammad At-Taqî (P).

       El día Trece: es el primer día de Aîiâmul Bîd: (Lit. Los días blancos y se refiere a los días de luna llena, que son tres días 13, 14 y 15). En este día y en los dos días que le siguen es meritorio ayunar.
        En este día, según la versión más conocida, tuvo lugar el bendito nacimiento del Príncipe de los Creyentes (P) en el interior de la majestuosa Kabah, treinta años después del Año del Elefante.

       La noche Quince: es una noche muy bendita y es preferible realizar lo siguiente:

        1) Gusl (baño completo).

        2) Ihîiâ (permanecer en vigilia).

        3) Zîârah (visita o saludo) al Imam Husain (P).

        4) Realizar doce ciclos de oración (seis rezos de dos ciclos), y en cada ciclo recitar la Sûra Al-Hamd (Nº 1) y una sura, y tras finalizar la oración recitar cuatro veces las siguientes suras y aleyas: Sûra Al-Hamd (Nº 1), Sûra Al-Falaq (Nº 113), Sûra An-Nâs (Nº 114), Sûra Al-Ijlâs (Nº 112), y Âiat-ul Kursî (Corán; 2:255), luego decir la siguiente súplica cuatro veces:


سُبْحانَ اللهِ وَالْحَمْدُ للهِ وَلا اِلـهَ إلاَّ اللهُ وَاللهُ اَكْبَرُ
SUBHÂNAL LÂHI UAL HAMDU LIL·LÂHI UA LÂ ILÂHA IL·LAL LÂH UAL·LAHU AKBAR 

¡Glorificado sea Dios y las Alabanzas pertenecen a Dios, no hay dios sino Dios y Dios es el más Grande!

        Luego decir la siguiente súplica:

اَللهُ اَللهُ رَبّي لا اُشْرِكُ بِهِ شَيْئاً، وَما شاءَ اللهُ لا قُوَّةَ إِلاّ بِاللهِ الْعَلِيِّ الْعَظيمِ
AL·LÂHU AL·LÂHU RABBÎ LÂ USHRIKU BIHÎ SHAIAN UA MÂ SHÂAL·LÂHU LÂ QUUATA IL·LA BIL·LÂHIL ALÎIL ADZÎM

¡Allah, Allah es mi Señor!  No le asocio nada y que sea la voluntad de Allah. ¡No hay poder más que en Dios, El Altísimo, El Majestuoso!

        La misma oración se realiza también en la noche veintisiete del mes.

       El día quince del mes: es un día muy bendito, en el que es preferible el Gusl y la Ziârah al Imam Husain (P).
        En este día hay una oración y súplicas especiales, quien desee realizarlas ha de recurrir al Mafâtîhul Yinân, pp. 260-261.

        El día veinticinco: en este mismo día, en el año 183 de la Hégira, tuvo lugar el martirio del Imam Mûsa Ibn Yafar (P) a la edad de 55 años. Es un día en que se renueva la tristeza de Ahlul Bait (P) y sus seguidores.

        La noche veintisiete: es la noche del Mabaz (la noche de la primera Revelación, en que el Profeta Muhammad (P) fue elegido para la profecía). Es una de la noches más benditas del año.
        El Imam Al-Yauâd (P.) dijo: Ciertamente que en Rayab hay una noche que es más valiosa que todo aquello que el sol alcanza a iluminar, esa es la noche del veintisiete de Rayab, en cuyo día Muhammad (BPD) fue elegido como profeta. Y quien adorara a Dios en esta noche e hiciera las oraciones específicas tendrá la recompensa de sesenta años de adoración.
        En esta noche es preferible también, hacer el baño completo (gusl) y saludar al Príncipe de los Creyente, Imam Alî (P). Visitar su santuario es el acto más meritorio de esta noche.

Milagros en esta noche:

        Abû Abdul·lah Muhammad Ibn Batûtah, un famoso viajero del siglo XIV y sabio musulmán de la escuela Sunnah, describe en su libro Rihlah (Viaje) su viaje desde La Meca a Nayaf-ul Ashraf (en Irak actual) y su visita al santuario del Imam Alî (P). Luego de decir que todos los habitantes de esta ciudad son seguidores de Ahlul Bait (La casa Profética), relata lo siguiente: Se han observado numerosos milagros en este bendito santuario. De entre ellos, son conocidos los que suceden en la noche del Mabaz que coincide con el 27 de Rayab. Esa noche es denominada por ellos Lailat-ul Mahia (la noche de la pernoctación y  vigilia). En esta noche se acercan de todos los países limítrofes, incluso desde Persia y Bizancio, un gran número de personas paralíticas y otros enfermos, y permanecen todos en el interior del santuario cercano a la tumba del Imam, esperando su curación.
La gente que los acompaña permanece despierta hasta el alba rezando, suplicando, recitando el Corán y algunos otros simplemente miran y esperan. Al pasar la mitad o dos tercios de la noche, todos esos enfermos se levantan sanos y curados y todos juntos dicen:

لا اِلـهَ إلاَّ اللهُ مُحَمَّدٌ رَسُولُ اللهِ عَلَيٌّ وَليُّ اللهِ
LÂ ILÂHA IL·LAL LÂH MUHAMMADUN RASÛLUL·LÂH ALÎIUN UALÎUL·LÂH

No hay más divinidad que Dios, Muhammad es el Mensajero de Dios,
Alî es el Walî de Dios

        Y agrega que estos milagros son muy conocidos por todos allí.
        Nos dice que vio tres personas paralíticas en el hospedaje del santuario del Imam (P), uno era de Bizancio, otro de Isfahan (Irán) y otro de Jorasán (Irán), a quienes les preguntó: “¿Cómo fue que ustedes no recibieron la curación?.
        Le respondieron que habían llegado tarde y que iban a permanecer allí hasta el próximo 27 de Rayab, para recibir la curación de parte del Imam (P).
        Luego agrega el Sheij 'Abbâs Qummî, recopilador del Mafâtîh Al-Ÿinân (Las Llaves de los Paraísos): No sea que dudes de la veracidad de lo mencionado ya que los milagros de este santuario son tan numerosos que no pueden ser objeto de duda.

       El día veintisiete: es el día del Mabaz. Es una de las festividades más importantes de los musulmanes. Es el día en que el Enviado de Dios (BPD) fue elegido como Profeta y recibió por primera vez la revelación transmitida por el Ángel Gabriel.
          Los siguientes actos son preferibles en este día:
        1) Realizar el baño completo.
        2) El ayuno.
          Es uno de los cuatro días más meritorios del año para ayunar. Su ayuno equivale al ayuno de setenta años. 
        3) Decir muchos Salauât (Saludo al Profeta y a su descendencia purificada).
        4) El acto más meritorio de este día es saludar al Enviado de Dios (BPD) y al  Príncipe de los Creyentes, Imam Alî (P).
        5) Dijo el Shaij (At-Tûsî) en su Al-Mish: Narró Abân ibn As-Salt: Dijo: El Imam Al-Ÿawâd (P) ayunó cuando se encontraba en Bagdad, el día 15 de Raÿab y el día 27, y ayunó toda la gente de su casa y los que se encontraban con él; y nos ordenó que rezáramos la oración que consta de doce ciclos, en cada uno de los cuales se lee la Sûra Al-Fatihah y una sura. Cuando se terminan los rezos se leen cuatro veces la Sûra Al-Fâtihah, cuatro veces la Sûra Al-Ijlâs, cuatro veces las suras Al-Falaq (113) y An-Nâs (114), y luego se dice cuatro veces:

لا اِلـهَ إِلاّ اللهُ واللهُ اَكْبَرُ، وَسُبْحانَ اللهِ وَالْحَمْدُ للهِ، وَلا حَوْلَ وَلا قُوَّةَ إِلاّ بِاللهِ الْعَلِيِّ الْعَظيم
LÂ ILÂHA IL·LÂL·LAHU WAL·LAHU AKBAR  ·   WA SUBHÂNAL·LÂHI WAL HAMDULIL·LAH ·   WA LÂ HAWLA WA LÂ QUWATA IL·LA BIL·LAHIL ALIÎL ADZÎM

No hay divinidad más que Dios, y Dios es el más Grande · Glorificado sea Dios, y Alabado sea Dios · Y no hay poder ni fuerza sino en Dios, el Elevado, el Majestuoso

Y cuatro veces:
اللهُ اللهُ رَبِّي لا اُشْرِكُ بِهِ شَيْئاً
AL·LAH AL·LAHU RABBÎ LÂ USHRIKU BIHI SHAIA

Dios, Dios, es mi Señor. No asocio nada a Él

Y cuatro veces:
لا اُشْرِكُ بِرَبِّي اَحَداً
LÂ USHRIKU BI RABBÎ AHADA

No asocio a nadie a mi Señor

        El último día del mes: En este día es preferible realizar el baño completo y ayunar para obtener el perdón de los pecados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada