jueves, 22 de septiembre de 2011

Al-Murâÿa‘ât (Las Referencias). Cartas XIX y XX



Carta nº 19
7 de Dhul Hiÿÿah de 1329 H.L.

1.      El juicio de la justicia no dictamina el extravío de los aferrados a Ahl-ul Bait (a.s.).
2.      Actuando según su escuela se cumple con las responsabilidades de la religión.
3.      Incluso puede decirse que ellos tienen más prioridad para ser seguidos.
4.      Requerimiento del texto estipulante respecto al Califato.


1. El juicio de la justicia no dictamina el extravío de los aferrados al cordel de Ahl-ul Bait (a.s.) y los que siguen sus pasos. Sus Imames no carecen de nada en relación al resto de los imames en cuanto a lo que implica el Imamato.
2. Actuar en base a su escuela es suficiente para los que deben cumplir con sus obligaciones religiosas (mukal·lafîn), e indudablemente ello les basta para haber cumplido con sus responsabilidades, tal como sucede al actuar en base a una de las cuatro escuelas (del Sunnismo).
3. Incluso puede decirse que vuestros doce Imames tienen más prioridad para ser seguidos que los cuatro imames u otros, puesto que los doce sostenían todos una misma escuela, la cual pulieron y asentaron mediante su consenso sobre la misma, a diferencia de lo que ocurre con los cuatro, puesto que las discrepancias entre ellos son notorias en todos los temas del fiqh, al punto que sus casos de diferencia no (terminan de ser) consignados y registrados; y es evidente que lo desarrollado por una sola persona no se equipara en cuanto a la investigación, a lo perfeccionado por doce Imames.[1] Todo esto es algo que no deja dudas a una persona imparcial, ni motivo para quien sea arbitrario. Por supuesto, tal vez los nawâsib [2] fustiguen el hecho de vincular vuestra escuela a los Imames de Ahl-ul Bait, y tal vez yo mismo –después- os exija que presentéis las pruebas sobre esto.
4. Ahora sólo requiero aquello que pretendisteis sobre el texto estipulante (nass) del califato del Imam ‘Alî (a.s.). Preséntalo de manera que sea explícito (sarîh) y confiable (sahîh) según las vías de la gente de la Sunnah.
Wa-s salâm
S.

Carta nº 20
9 de Dhul Hiÿÿah de 1329 H.L.

1.      Una mención de los textos estipulantes de manera general.
2.  El nass del “Hadîz de la Casa el Día de la Advertencia(Hadîz Ad-Dâr Iawm Al-Indhâr).
3.  Quiénes transmitieron este hadîz entre la gente de la Sunnah.
1. Ciertamente que quien está informado de la biografía del Profeta -que las bendiciones y la paz de Al·lâh sean con él y su purificada familia- en lo referente al establecimiento del estado islámico, la disposición de sus normas, la preparación de sus bases, la elaboración de sus reglas y la organización de sus asuntos de parte de Dios, Majestuoso e Imponente, encuentra a ‘Alî como visir del Mensajero de Dios en sus asuntos, como su respaldo frente a sus enemigos, como el depositario de su conocimiento, como el heredero de su sapiencia, y como su sucesor y el dueño de la autoridad tras él.
Quien examina los dichos y acciones del Profeta (s.a.w.), en todas las situaciones, encuentra uno tras otro los textos mutawâtir al respecto, desde el principio de su misión hasta el final.
2. De entre los mismos te es suficiente lo acontecido al principio de la prédica islámica, antes de hacerse manifiesto el Islam en La Meca, cuando Dios, Elevado Sea, le reveló al Profeta: «Y advierte a tus parientes más cercanos»,[3] y (el Profeta) les invitó a la casa de su tío Abû Tâlib, siendo ese día cuarenta hombres, habiendo tal vez un hombre de más o de menos, y entre ellos se encontraban sus tíos Abû Tâlib, Hamzah, Al-‘Abbâs y Abû Lahab. El hadîz al respecto se cuenta entre las más confiables tradiciones trasmitidas. Al final del mismo dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “¡Oh hijos de ‘Abd-ul Muttalib! ¡Por Dios que yo no conozco a ningún joven entre los árabes que haya traído a su pueblo algo mejor que lo que os traigo! Os traigo lo mejor de este mundo y de la otra vida. Por cierto que Dios me ha ordenado que os invite hacía Él. Así pues, ¿quién de vosotros me asistirá (iuwazirunî) en este asunto?”. Entonces dijo ‘Alî –siendo el menor de los presentes- “Yo ¡oh Profeta de Dios! Seré tu visir (wazîr) en ello”. Entonces el Mensajero de Dios (s.a.w.) le tomó de los hombros y dijo: “Por cierto que éste es mi hermano, mi sucesor y mi califa entre vosotros. ¡Escuchadle y obedecedle!”. Entonces la gente se levantó riéndose y le dijeron a Abû Tâlib: “Te ha ordenado que escuches a tu hijo y le obedezcas…”.[4]
3. Fue citado con estas mismas expresiones por muchos de los registradores del legado profético, como Ibn Is·hâq, Ibn Ÿarîr, Ibn Abî Hatam, Ibn Mardwîah, Abû Na‘îm, Al-Baihaqî en su As-Sunan y en su Ad-Dalâ’il, Az-Za‘labî y At-Tabarî al comentar la Sûra Ash-Shu‘arâ’ en sus dos grandes tafsires correspondientes. También fue citado por At-Tabarî en el segundo tomo de su libro Ta’rîj al-Umam wal Mulûk,[5] y lo citó Ibn Al-Azîr como hadîz mursal (o sea con interrupciones en la cadena de transmisión) concluyente en el segundo tomo de su Al-Kâmil [6] al mencionar la orden de Dios a Su Profeta de hacer pública su prédica. También es citado por Abul Fidâ’ en el primer tomo de su Ta’rîj,[7] al mencionar quién fue el primero que se convirtió al Islam entre la gente. Fue transmitido por el Imam Abû Ÿa‘far Al-Iskâfî Al-Mu‘tazilî en su libro Naqd Al-‘Uzmânîiah, dejando en claro su condición de hadîz muy confiable.[8] Fue citado por Al-Halabî en su famoso libro de biografía en el capítulo de “las reuniones encubiertas” del Profeta -que las bendiciones y la paz de Al·lâh sean con él y su purificada familia- y sus compañeros en la casa de Al-Arqam.[9] Fue citado con este mismo sentido con expresiones muy similares por muchos de los registradores de la sunnah y lo especialistas del hadîz, como At-Tahâwî, Ad-Diâ’ Al-Muqaddasî en Al-Mujtârah, Sa‘îd Ibn Mansûr en As-Sunan, y te es suficiente el hadiz de ‘Alî citado por Ahmad Ibn Hanbal en la pág. 111 y en la pág. 159 del primer tomo de su Musnad.[10] Así pues, refiérete a ello. También él citó al comienzo de la pág. 231 del primer tomo de su Musnad un insigne hadîz de Ibn ‘Abbâs el cual contiene este texto al mencionar diez particularidades con las que se distinguía ‘Alî de otros.[11] Este insigne hadîz fue citado también por An-Nisâ’î de Ibn ‘Abbâs en la pág. 6 de Al-Jasâ’is Al-‘Alawîiah, por Al-Hâkim en la pág. 132 del tercer tomo de su Al-Mustadrak ‘ala-s Sahîhain; fue citado por Adh-Dhahabî en su At-Taljîs reconociendo su condición de muy confiable; también tienes el sexto tomo del libro Kanz Al-‘Ummâl puesto que ahí se encuentra detallado.[12] Debes referirte a Muntajab Kanz Al-‘Ummâl, publicado como comentario al Musnad del Imam Ahmad. Refiérete en el mismo al comentario de la pág. 41 hasta la pág. 43 del quinto tomo y lo encontrarás en detalle. Esto nos es suficiente y qué mejores pruebas.
Wa-s salâm
Sh.


[1] Ver la fatwâ del Sheij Mahmud Shaltût, el entonces diretor de la Universidad Al-Azhar, en relación a la permisión de seguir la escuela de Ahl-ul Bait (a.s.).
[2] Quienes manifiestan hostilidad hacia la hija del Profeta (s.a.w.) y los Imames de Ahl-ul Bait (a.s.).
[3] Ash-Shu‘arâ’; 26: 214.
[4] El Hadîz de la Casa en el Día de la Advertencia.
Dijo ‘Alî ibn Abî Tâlib: “Cuando fue revelada la aleya «Y amonesta a tus parientes más cercanos»… Y al final del hadîz está que el Mensajero de Dios (s.a.w.) dijo: (…); este hadîz conforma una de las más confiables tradiciones transmitidas citadas con estas mismas palabras y otras similares por muchos de los registradores de hadices y sabios.
Ver: Ta’rîj At-Tabarî, t.2, pp.319-321, edic. Dâr Al-Ma‘ârif. Egipto; Al-Kâmil fi-t Ta’rîj de Ibn Al-Azîr Ash-Shâfi‘î, t.2, pp.62 y 63, edic. Dâr Sâdir, Beirut; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.13, pp.210 y 244, edición corregida e investigada por Muhammad Abul Fadl. Egipto; As-Sîrah Al-Halabîiah de Al-Halabî Ash-Shâfi‘î, t.1, p.286, edic. Al-Bahîiah. Egipto; Muntajab Kanz Al-‘Ummâl como comentario a Musnad Ahmad , t.5, pp.41 y 42, edic. Al-Maimanah. Egipto; Shawâhid At-Tanzîl de Al-Haskânî, t.1, p.371 y p.420, hadices 415 y 480. edic. Beirut; Kanz Al-‘Ummâl, t.15, p.115, hadîz 334, 2º edic. en Hadar Abad; Biografía del Imam ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi’î, t.1, p.86, hadices 139, 140 y 141, edic. Beirut, y p. 99, hadices 137, 138 y 139 segunda edic. de Beirut; At-Tafsîr Al-Munîr li Ma‘âlim At-Tanzîl de Al-Ÿâwî, t.2, p.118, tercera edición, edic. Mustafâ Al-Halabî; Tafsîr Al-Jâzin de ‘Alâ Ad-Dîn Ash-Shâfi‘î, t.3, p.371, edic. Egipto.
[5] P.217; narrado por diferentes vías (N. del autor).
[6] P.22 (N. del autor).
[7] P.116 (N. del autor).
[8] Asimismo en la página 263 del tomo 3 del Sharh Nahÿ Al-Balâgah de Ibn Abî-l Hadîd, edic. Egipto. En cuanto al libro Naqd Al-‘Uzmânîiah, ciertamente que no tiene parangón, de manera que todo investigador debería referirse al mismo, y se encuentra en la pág. 257 en adelante hasta la pág. 281 del tomo III del Sharh Nahÿ Al-Balâgah, en el comentario de la última parte de la disertación llamada Al-Qâsi‘ah (N. del autor).
[9] Ver la cuarta página del mencionado capítulo o la pág. 381 del tomo I de As-Sîrah Al-Halabîiah. Y no hay imparcialidad en las irreflexiones de Ibn Taîmîiah y sus juicios que le eran sugeridos por su famosa intransigencia. Este hadîz fue citado por el popular escritor egipcio Muhammad Hasanain Haikal. Ver la segunda columna de la quinta página del anexo nº 2751 de su diario “as-Siâsah” publicado el 12 de Dhil Qi‘dah del año 1350 donde se lo encontrará en detalle. Si te refieres a la cuarta columna de la pág. 6 del anexo nº 2785 de “as-Siâsah”, lo encontrarás citando el hadîz tanto de Muslim en su Sahîh como de Ahmad en su Musnad, ‘Abdul·lah Ibn Ahmad en Ziadât Al-Musnad, Ibn Haÿar Al-Haizamî en Ÿam‘ Al-Fawâ’id, Ibn Qutaibah en ‘Uiûn Al-Ajbâr, Ahmad Ibn ‘Abdurabbih en Al-‘Aqd Al-Farîd, ‘Amr Ibn Bahr Al-Ÿahidz en su Tratado sobre los hashemitas, y el Imam Abû Is·hâq Az-Za‘labî en su Tafsîr.
[10] Musnad Ahmad Ibn Hanbal, t.1, p.111, hadîz 88 clasificado como hasan” (bueno); y t.1, p.159, hadîz 1375 clasificado como sahîh (muy confiable), edic. al-Ma‘ârif, Egipto.
[11] “Las diez virtudes con las que se distinguía el Imam ‘Alî (a.s.)”; ver: Musnad Ahmad, t.5, p.25, hadîz 3062 el cual posee una cadena de transmisión sahîh (muy confiable) edic. Dâr Al-Ma‘ârif, Egipto; Jasâ’is Amîr Al-Mu’minîn de An-Nisâ’î Ash-Shafi‘î, pp.61-64, edic. Al-Haidarîiah, y p.15, edic. Beirut, y p.8, edic. At-Taqaddum, Egipto, y p. 70, en la edición investigada por Al-Mahmûdî. Ver el resto de las fuentes de referencia en la Carta nº 26, pág 35, en las notas al pie de la página.
[12] Ver en el mencionado libro el hadîz 6008 en la p.392 y lo encontrarás citado de Ibn Ÿarîr. Ver el hadîz 6045 en la p.396 y lo encontrarás citado de Ahmad en su Musnad, de Ad-Diâ’ Al-Muqaddasî en Al-Mujtârah, de At-Tahâwî, y de Ibn Ÿarîr quien lo clasificó como muy sahîh o muy confiable. Ver el hadîz 6056 en la p.397 y lo encontrarás citado de Ibn Is·hâq, Ibn Ÿarîr, Ibn Abû Hatam, Ibn Mardwîah y Abû Na‘îm, y por Al-Baihaqî en el cap. Shu‘ab al-Imân de su Ad-Dalâ’il. Ver el hadiz 6102, p. 401 y lo encontrarás citado de Ibn Mardwîah. Ver el hadîz 6155, en la p.408 y lo encontrarás citado de Ahmad en su Musnad, Ibn Ÿarîr, Ad-Diâ’ en Al-Mujtârah. Quien hojee el libro Kanz Al-‘Ummâl encontrará este hadîz en diferentes lugares. Y si te refieres a la p.255 del tercer tomo de Sharh Nahÿ Al-Balâgah de Ibn Abî-l Hadîd Al-Mu‘tazilî o la parte final de su comentario a la disertación conocida como Al-Qâsi‘ah, encontrarás este hadîz en forma completa (N. del autor).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada