domingo, 8 de enero de 2012

La Escuela Económica Islámica (VI).El tercer pilar: El principio de la justicia social

Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell

El tercer pilar: El principio de la justicia social 

Dice el Mártir As-Sadr: “Cuando el Islam introdujo la justicia social dentro de los fundamentos básicos a partir de los cuales se conforma su escuela económica, no instauro la justicia social en su sentido abstracto y general, ni la invocó de una manera abierta a cualquier interpretación, ni la delegó a las sociedades humanas que divergen en su visión de la misma en relación a sus ideas resultantes de sus culturas particulares y su propia compresión de la vida..., sino que tal concepto fue delimitado y cristalizado por el Islam en una línea social determinada, y pudo –después de eso- materializar esa decisión en una realidad social viva donde todas sus arterias palpitan, y presentarla como el "concepto islámico de la justicia”.[1]

Esa justicia se materializa en el conjunto de elementos y garantías que ha proveído el régimen islámico de distribución de la riqueza, que es mediante lo cual garantiza su poder para hacer efectiva esa justicia. El Islam no ha dispuesto la justicia social como una mera consigna, sino que ha dispuesto las representaciones detalladas de la misma, y ha erigido sus ribetes islámicos particulares. La forma islámica de esa justicia -como lo sostiene el mártir Muhammad Baqir As-Sadr- consta de dos principios generales, cada uno de los cuales presenta sus propios lineamientos y detalles:

A- El principio de la solidaridad general. Es “el principio en el que el Islam impone a los musulmanes -en su totalidad- la solidaridad mutua, y la dispone como un precepto impuesto a todo musulmán dentro de sus condiciones y posibilidades, y que éste debe acatar en cualquier caso, así como observa el resto de sus “obligaciones religiosas”.[2]

B- El principio de la equidad social. Es responsabilidad del Estado originar un estado de equilibrio entre los individuos en lo relacionado a la calidad de vida.[3]



El estudio detallado de estos dos últimos principios será tratado bajo el título de “la responsabilidad del estado en la economía islámica”.


Notas:


[1] Ibid, p.286.


[2] Ibid, p.660.


[3] Ibíd., p.669.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada