martes, 11 de febrero de 2014

ALGUNAS COSTUMBRES DE LA SHΑAH



Clase 37

En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordiosísimo

ALGUNAS COSTUMBRES DE LA SHΑAH

Introducción

Como sabemos, las costumbres y tradiciones de cada sociedad son un conjunto de conductas sociales cuya realización se ha vuelto habitual para los miembros de esa sociedad, quienes consideran que su conveniencia y bienestar se logra observándolas y poniéndolas en práctica.
Las costumbres y tradiciones de cada sociedad son un reflejo de los valores de esa sociedad y por supuesto, la fuente de la cual se originan las tradiciones, costumbres y pautas de conducta son diferentes en cada sociedad, comunidad, o escuela de pensamiento. Las costumbres y tradiciones de los shias están repletas de significado, conceptos elevados y valores. Muchas de las costumbres y tradiciones de los shias son símbolos específicos de los valores y creencias doctrinales, entre los que se puede señalar las ceremonias de duelo por el Imam Al-Husein, el Señor de los Mártires (a.s.), la celebración de las festividades religiosas y fortalecer las relaciones con los parientes en las mismas, la visita a los sepulcros, etc.

Las ceremonias de duelo

El amor y lealtad que se profesa al Noble Profeta (s.a.w.) y a Ahl-ul Bait (a.s.) se consideran la base del Shiísmo. El amor de una persona hace que ésta se asimile al amado. Finalmente, de tal amor resulta aquello que el Imam ‘Alî (a.s.) manifestó de la siguiente manera:
« إِنَّ اللَّهَ تَبَارَكَ وَ تَعَالَى اطَّلَعَ إِلَى الْأَرْضِ فَاخْتَارَنَا وَ اخْتَارَ لَنَا شِيعَةً يَنْصُرُونَنَا وَ يَفْرَحُونَ بِفَرَحِنَا وَ يَحْزَنُونَ لِحُزْنِنَا »
“Por cierto que Dios, Enaltecido y Glorificado Sea, miró hacia la Tierra y nos eligió; y asimismo eligió para nosotros seguidores (shias) que nos auxilian, se alegran por nuestras alegrías y se entristecen por nuestras tristezas”.[1]
Las manifestaciones de duelo en los días de conmemoración del martirio de Ahl-ul Bait (a.s.) ya eran costumbre en la época de los Imames Inmaculados (a.s.), si bien llevó muchos años el hecho de que se convirtieran en una ceremonia de carácter social.
Desde que el Imam Al-Husein (a.s.) y sus fieles compañeros fueron martirizados el día 10 del mes de Muharram (‘Ashûrâ’) del año 61 de la hégira de una manera tan nefasta, para expresar su tristeza por tal trágico suceso, los shias realizan ceremonias de duelo a partir del día 1º del mes de Muharram por espacio de diez días (‘Ashûrâ’); y por el fallecimiento del Noble Profeta del Islam (s.a.w.) o el martirio del resto de los Inmaculados de Ahl-ul Bait (a.s.) realizan reuniones de duelo sólo el día de la conmemoración de sus fallecimientos. Algunos grupos de nuestros hermanos sunnis también conmemoran y realizan reuniones de duelo durante los días de ‘Ashûrâ’.
La primera manifestación de luto colectivo registrada fue la realizada por los Tawuâbîn (los arrepentidos) -que se refiere a aquellos que tras el suceso de Karbalâ’ se arrepintieron de no haber auxiliado al Imam Al-Husein (a.s.)- frente al sepulcro del Imam Al-Husein (a.s.). Cuando en el año 65 H.L. se dirigían a luchar contra el ejército de los Omeyas, primero llegaron a Karbalâ’ y lloraron sobre la tumba de Al-Husein (a.s.) y le dirigieron letanías.
Posteriormente se extendieron las ceremonias de duelo, las que tenían lugar mediante la lectura de elegías, poesías y cánticos de lamento, y que eran organizadas por los mismos Imames (a.s.).
Gradualmente, y paralelamente a la conformación de esas ceremonias como una costumbre y tradición, los shias declararon el día de ‘Ashûrâ’ como un día de duelo. La importancia de ese día para los shias llevó a que estas ceremonias poco a poco se extendieran y con el paso del tiempo se introdujeron en estas ceremonias diferentes costumbres de duelos locales, algunas, por supuesto, no son aprobadas en absoluto por los sabios shias.
Según lo registrado sobre este tipo de ceremonias en los libros sobre historia de la ciudad de Bagdad, las mismas fueron celebradas por primera vez en el año 352 H.L. en esa ciudad. En ese tiempo gobernaba Irak la dinastía de Âl-e Bûieh.
En el día de ‘Ashurâ’, hombres y mujeres se reúnen en las huseinías o centros religiosos y en las mezquitas, y mientras escuchan discursos de tenor religioso y tristes poesías, lloran y se lamentan. En los países árabes también tienen lugar ceremonias de recitación de los sucesos de la tragedia de Karbalâ’. Los shabîh jonî o representaciones teatrales de los sucesos de ‘Ashûrâ’ es otra de las costumbres de esos días. Es una especie de teatro callejero donde los dolientes representaban los papeles de las personalidades del suceso de Karbalâ’, recreando la tragedia para los presentes. A veces también estas ceremonias de duelo se celebran en forma de grupos que se golpean los pechos con ciertas costumbres particulares. También en estos días los shias suelen repartir comidas entre los musulmanes.

¿Cuál es el objetivo de los shias al celebrar estas reuniones?

1. Fortalecer el vínculo de afecto entre la gente y Ahl-ul Bait (a.s.); un afecto que les lleva a la realización de buenas obras.
2. Motivar un espíritu de unión y solidaridad entre la gente.
3. Mantener vivo el espíritu de lucha y de sacrificio contra la opresión y la tiranía.
4. Familiarizarse con los fundamentos islámicos y las enseñanzas del Corán y el Profeta (s.a.w.). Al participar en estas reuniones de conocimiento y amonestación, los exhortadores religiosos familiarizan más a las personas con el Sagrado Corán, el Profeta (s.a.w.) y Ahl-ul Bait (a.s.).

Las ceremonias de júbilo y alegría en conmemoración de los nacimientos de Ahl-ul Bait (a.s.) y las festividades

Los shias realizan ceremonias para expresar su júbilo y alegría los días de los nacimientos de Ahl-ul Bait (a.s.). En esas ceremonias que se celebran en un marco de total religiosidad, los exhortadores religiosos familiarizan a las personas con los conceptos del Sagrado Corán, del Profeta y de Ahl-ul Bait (a.s.).
Entre los shias las ceremonias del día 15 del mes de Sha‘bân, en que se conmemora el nacimiento del Imam Al-Mahdî (a.ÿ.), tienen una importancia especial. En ciudades religiosas como Nayaf, Karbalâ’, Mash·had y Qom, estas ceremonias se realizan con gran esplendor. La sagrada Mezquita de Ÿamkarân, que se encuentra en la ciudad de Qom, se cuenta entre los principales centros donde se realiza esa celebración con gran esplendor.

La celebración del Día de Gadîr

Otra de las celebraciones shias es aquella en la que se conmemora el día de la festividad de Gadîr. El día 18 del mes de Dhul Hiÿÿah es el día en el cual el Gran Profeta del Islam (s.a.w.) designó al Imam ‘Alî (a.s.) como su califa y sucesor después de él. Como dije en otras oportunidades, esto ocurrió en la región de Gadîr Jumm. El primer reporte acerca de la celebración de ese día como una ceremonia oficial fue realizado por Ibn Al-Azîr -sabio sunni- al mencionar los sucesos del año 357 H.L. en su libro de historia Al-Kâmil, donde dice respecto a los shias de Bagdad que:
“Es habitual para ellos manifestar tristeza en el día de ‘Ashûrâ’ y alegría en el día de Gadîr”.[2]
 Asimismo, otro sabio sunni, Ibn Al-Ÿauzî, al mencionar los sucesos del año 389 H.L., dice:
“Es habitual para los shias del sector del Karaj y del sector de Bâb at-Tâq (en Bagdad) celebrar el día de Gadîr erigiendo bóvedas con cúpula, vistiendo ropas nuevas y poniendo adornos”.[3]

La visita a los sepulcros del profeta (s.a.w.) Y de Ahl-ul Bait (a.s.)

Otra de las costumbres arraigadas entre los shias es el hecho de visitar los sepulcros del Profeta del Islam (s.a.w.), de los Imames Inmaculados (a.s.), y así también los de algunos de sus puros descendientes y otras personalidades. Asimismo, construyen santuarios en el lugar que se encuentran sus tumbas. En los textos de narraciones de los shias, existen muchísimos hadices en los que se incentiva a los shias a visitar esos nobles santuarios y explican las recompensas que conlleva tal acción.
El apego de los shias por esos santuarios llevó a que se fundaran importantes centros de la Shî‘ah en esos lugares, tal como lo vemos en las ciudades de Nayaf, donde se encuentra el puro sepulcro del Imam ‘Alî ibn Abî Tâlib (a.s.); en Karbalâ’, donde se encuentra el sepulcro del Señor de los Mártires, el Imam Al-Husein (a.s.); en Mash·had, donde se encuentra el santuario del Imam Ar-Ridâ (a.s.); y en Qom, donde se encuentra el puro sepulcro de Fátima Al-Ma‘sûmah (a.s.), la hermana del Imam Ar-Ridâ (a.s.).
Al congregarse en estos santuarios los shias logran algunos beneficios como:
  1. Fortalecen su vínculo con Ahl-ul Bait (a.s.).
  2. Al leer la ziârah o salutaciones de visita, las cuales poseen un profundo contenido que pone énfasis en el Tauhîd o Monoteísmo y otros conceptos islámicos, acrecientan su fe en Dios.


[1] Bihâr al-Anwâr, t. 65, p. 18.
[2] Al-Kâmil fî at-Ta’rîj, t.8, p.589.
[3] Al-Muntadzam, t.7, p.206.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada