sábado, 12 de marzo de 2011

Los meses de Rabî‘ Az-Zânî, Yumâdâ Al-Ûlâ y Yumâdâ Az-Zânî



Rabî‘ Az-Zânî. En el día 10 del mes de Rabî’-uz Zânî del año 232 de la Hégira tuvo lugar el nacimiento del Imam Hasan Al-‘Askarî (a.s.).

Es un día bendito y es preferible ayunar en agradecimiento a Al·lah por esta gran bendición.
Yumâdâ Al-Ûlâ. En los días 13,14 y 15 es preferible saludar a Fátima Az-Zahrâ (a.s.) y recordarla, puesto que según algunas narraciones, ella falleció luego de setenta y cinco días de la muerte de su padre, y lo más conocido es que el Enviado de Dios (s.a.w.) falleció el 28 de Safar, por lo tanto su muerte tuvo lugar en uno de estos tres días.El día 15 del año 36 de la Hégira, Amîr Al-Mu'minîn conquistó Basora. Asimismo en este día tuvo lugar el nacimiento del Imam Zain-ul ‘Âbidîn (a.s.), por lo que en este día es adecuado realizar la ziârah o saludo de visita a ambos imames.
Yumâdâ Az-Zânî: El Seîed Ibn Tawûs (ra) transmitió que es preferible rezar en cualquier momento de este mes, cuatro ciclos o rak‘ah de oración, o sea con dos Salâm.
·    En el primer ciclo se lee la Sûra Al-Hamd una vez; una vez Âiat-ul Kursî y veinticinco veces la Sûra Al-Qadr.
·    En el segundo ciclo se lee la Sûra Al-Hamd una vez, una vez la Sûra At-Takâzur y veinticinco veces la Sûra At-Tawhîd.
·    En el tercer ciclo se lee la Sûra Al-Hamd una vez, una vez la Sûra Al-Kâfirûn y veinticinco veces la Sûra Al-Falaq.
·    En el cuarto ciclo se lee la Sûra Al-Hamd una vez, una vez la Sûra Al-Fath y veinticinco veces la Sûra An-Nâs.
Después de decir el taslîm del cuarto ciclo, se repite setenta veces lo siguiente:

سُبْحانَ اللهِ وَالْحَمْدُ للهِ وَلا اِلهَ اِلاَّ اللهُ وَاللهُ اَكْبَرُ

subhânal·lâhi, wa-l hamdu lil·lâhi, wa lâ ilâha il·lal·lâhu, wal·lâhu akbaru,
¡Glorificado sea Dios, Alabado sea Dios, no hay divinidad excepto Dios, y Dios es el más Grande!
Y setenta veces:

اَللّـهُمَّ صَلّ عَلى مُحَمَّد وَآلِ مُحَمَّد

al·lâhumma sal·lî ‘alâ muhammadi-w wa âli muhammadin,
¡Dios nuestro! Bendice a Muhammad y a la familia de Muhammad.
Y tres veces:

اَللّـهُمَّ اغْفِرْ لِلْمُؤمِنينَ وَالْمُؤمِناتِ

al·lâhumma-gfir li-l mu’minîna ua-l mu’minâti,
¡Dios nuestro! Perdona a los creyentes y a las creyentes.
Luego en estado de prosternación repetir tres veces:

يا حَىُّ يا قَيُّومُ يا ذَا الْجَلالِ وَالاِْكْرامِ يا رَحْمنُ يا رَحيمُ يا اَرْحَمَ الرّاحِمينَ

haîiu iâ qaîiûmu, iâ dhâ-l ÿalâli wal ikrâmi, iâ al·lahu iâ rahmânu iâ rahîmu, iâ arhama-r râhimîna,
¡Oh Poseedor de la Grandeza y la Honra! ¡Oh Dios, oh Misericordioso, oh Clementísimo, oh El más Misericordioso de los Misericordiosos!
Luego de ello pide lo que necesita de Al·lah.
Quien realice ello, Dios lo protegerá a él, a sus bienes, a su esposa e hijos, a su religión y asuntos de este mundo hasta el año siguiente, y si fallece durante ese año será como si hubiese muerto martirizado, es decir, obtendrá la recompensa de los mártires.
En el día 3 del año 11 de la Hégira tuvo lugar la muerte de Fátima (a.s.). Algunas narraciones aseguran que su martirio tuvo lugar luego de noventa y cinco días de la muerte de su padre (s.a.w.) y es preferible saludarla y recordarla.
Se relata el siguiente saludo para ese día: 

اَلسَّلامُ عَلَيْكِ يا سَيِّدَةَ نِسآءِ الْعالَمينَ

as-salâmu ‘alaiki iâ saîidata nisâ’i-l ‘âlamîna,
La Paz sea sobre ti ¡Oh Señora de las mujeres del Universo!

اَلسَّلامُ عَلَيْكِ يا والِدَةَ الْحُجَجِ عَلَى النّاسِ اَجْمَعينَ

as-salâmu ‘alaiki iâ uâlidata-l huÿaÿi ‘ala-n nâsi aÿma‘îna,
La paz sea sobre ti ¡Oh Madre de las Pruebas de Dios! (todos los Imames de Ahl-ul Bait (a.s.) son considerados pruebas de Dios) sobre la gente toda.

اَلسَّلامُ عَلَيْكِ اَيَّتُهَا الْمَظْلُومَةُ الْمَمْنُوعَةُ حَقَّها

as-salâmu ‘alaiki aîiatuha-l madzlûmatu-l mamnû’atu haqqahâ,
La Paz sea sobre ti ¡Oh oprimida quien fue privada de su derecho!
y luego decir: 

اَللّـهُمَّ صَلِّ عَلى اَمَتِكَ وَابْنَهِ نَبِيِّكَ وَزَوْجَهِ وَصِىِّ نَبِيِّكَ صَلاةً تُزْلِفُها فَوْقَ زُلْفى عِبادِكَ الْمُكَرَّمينَ مِنْ اَهْلِ السَّمواتِ وَاَهْلِ الاَْرَضينَ

al·lâhumma sal·li ‘alâ amatika uâ-bnati nabîika, ua zauyati uasîi nabîika, salâtan tuzlifuhâ fauqa zulfâ ‘ibâdika-l mukarramîna, min ahli-s samâuâti ua ahli-l aradîna.
¡Dios Nuestro! bendice a Tu sierva, la hija de Tu Profeta y esposa de su heredero, de una manera la sitúe en el grado más superior de Tus siervos honrados de entre los Cielos y la Tierra.
Quien saludara de esta forma a Fátima (a.s.) y pidiera perdón a Al·lah, Él perdonará sus pecados y lo hará entrar en Su Paraíso.
En el día 20 del año V, o segundo de la Misión del Profeta (s.a.w.), tuvo lugar el bendito nacimiento de Fátima Az-Zahrâ (a.s.). En este día es preferible ayunar, hacer caridad a los creyentes y saludar a la Señora de las mujeres del Universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada