miércoles, 18 de septiembre de 2013

LOS DISCÍPULOS DE LOS IMAMES INMACULADOS (A.S.)




Serie de clases sobre Shiísmo impartidas por Sumeia Younes
(Las clases fueron grabadas, transcritas y luego editadas por la autora para poder disponer de ellas en forma de texto)

Clase 28


En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordiosísimo

LOS DISCÍPULOS DE LOS IMAMES INMACULADOS (A.S.)

Introducción

Formar personas capacitadas en diferentes áreas fue uno de los mejores y más efectivos métodos utilizados por los líderes de la Shî‘ah para expandir la Sharî‘ah. El resultado de esa actividad fue la formación de miles de sabios en diferentes áreas, lo cual derivó en la conformación de un movimiento cultural-científico en el mundo islámico. Mediante la instauración de este movimiento, la fama y repercusión de las enseñanzas del Gran Profeta del Islam (s.a.w.) y de los purificados Imames de Ahl-ul Bait (a.s.) recorrieron todos los territorios islámicos y los destellos de la religión brillaron desde Medina hacia todos los horizontes de la nación islámica. Resulta destacable el papel desempeñado por algunos de los compañeros y discípulos de los Imames (a.s.) en la expansión de este movimiento científico–cultural.
En esta ocasión nos familiarizaremos de una forma muy breve con los discípulos de los Imames y presentaremos algunas de sus preciadas obras.

La formación y enseñanza de discípulos: una de las más importantes actividades de los Imames

Durante la época del Imam As-Saÿÿâd (a.s.) sus discípulos realizaban actividades académicas en Medina, al mismo tiempo que otros grupos de estudiosos también lo hacían. Entre algunos de esos brillantes discípulos del Imam As-Saÿÿâd (a.s.) que se encontraban realizando actividades en el terreno científico y cultural se cuentan: Iahiâ ibn Umm Tawîl, Ÿubair ibn Mut‘am, Sa‘îd ibn Ÿubair y Abû Hamzah Az-Zumâlî, y fue este último quien transmitió la Risâlah al-Huqûq o “Tratado de los Derechos” del Imam As-Saÿÿâd (a.s.), y asimismo el famoso du‘â’ o súplica de Abû Hamzah Az-Zumâlî.
Durante la época del Imam Al-Bâquir (a.s.) los narradores de este Imam se incrementaron. Cuatro personas prominentes de entre sus discípulos son: Muhammad ibn Muslim, Zurârah ibn A‘ian, Abû Basîr Al-Laizî, Buraidah ibn Mû‘âwîiah Al-‘Iÿlî, respecto a quienes el Imam As-Sâdiq (a.s.) expresó: “Si estas cuatro personas no hubieran estado, nadie se habría beneficiado de las enseñanzas de la religión. Estos cuatro fueron custodios de la religión y vivificaron los hadices de mi padre”.[1]
Abân ibn Taglib también fue contemporáneo a los Imames As-Saÿÿâd, Al-Bâquir y As-Sâdiq -la paz sea con ellos- y se contó entre sus discípulos. Él fue un aventajado en todas las ramas de las ciencias, entre las que se cuentan el Fiqh o Jurisprudencia, el hadîz o los hadices, la literatura y el idioma árabe. Abân escribió muchos libros y epístolas que fueron mencionados en Al-Fehrest del sabio sunni Ibn Nadîm, y en el libro homónimo del Sheij At-Tusî.[2]
La particularidad de la escuela del Imam As-Sâdiq (a.s.) fue que en la misma se trataban y estudiaban todas las ramas del saber que de alguna manera influyen en el desarrollo individual y social. Los discípulos del Imam llegaron a ser unos cuatro mil.[3] Tenía un cierto número de discípulos prominentes en materias especializadas. Por ejemplo, Abân ibn Taglib en jurisprudencia, Hamrân ibn A‘ian en ciencias coránicas, Zurârah ibn A‘ian en el arte del debate y los estudios de jurisprudencia, Mu’min At-Tâq en temas teológicos, etc. Hishâm ibn Al-Hakam, quien fue unos de los discípulos más prominentes del Imam (a.s.), tenía la predisposición para participar en reuniones de debates.

Los Compañeros del Consenso (As·hâb al-Iÿmâ’)

Entre los discípulos de los Imames (a.s.) hay 18 personas que son conocidas como “los Compañeros del Consenso” (As·hâb al-Iÿmâ‘). Las narraciones de estas personas son aceptadas y confiables, y si el sanad o cadena de transmisión de las narraciones hasta donde figuren los As·hâb al-Iÿmâ‘ es correcta, los eslabones anteriores ya no necesitan de análisis, considerándose la narración sahîh o muy confiable.
Seis de entre estas personas fueron compañeros de los Imames Al-Bâquir y As-Sâdiq (a.s). Éstos son: Zurârah ibn A‘ian, Buraidah ibn Mû‘awîiah Al-‘Iÿlî, Ma‘rûf ibn Jarrabûdh, Abû Basîr Iahiâ ibn Qâsim, Fudail ibn Iasâr An-Nahadî y Muhammad ibn Muslim.
Las otras seis personas fueron compañeros únicamente del Imam As-Sâdiq (a.s.). Éstos son: Ÿamîl ibn Darrâÿ, ‘Abdul·lâh ibn Bukair ibn A‘ian, ‘Abdul·lâh ibn Muskân, Abân ibn ‘Uzmân Al-Ahmar, Hammâd ibn ‘Isâ y Hammâd ibn ‘Uzmân ibn Ziâd.
Los seis restantes fueron compañeros de los Imames Al-Kâdzim y Ar-Ridâ (a.s.). Éstos son: Iûnus ibn ‘Abdurrahmân, Safwân ibn Iahiâ, Husein ibn Mahbûb As-Sarrâd, Muhammad ibn Abî ‘Umair, ‘Abdul·lâh ibn Mugairah y Ahmad ibn Muhammad Al-Bazantî.
Los Compañeros del Consenso o As·hâb al-Iÿmâ‘ eran referentes académicos para los demás discípulos de los Imames (a.s.). Estas personas en su tiempo eran conocidas como especialistas en Jurisprudencia y Hadîz de la Shî‘ah, al punto que su criterio sobre la confiabilidad e impugnación de una narración tenía acreditación para los demás narradores. Los Compañeros del Consenso dominaban los principios y reglas de la argumentación, y cuando no existía la posibilidad de tener acceso al Imam, ellos actuaban como representantes del Imam y procedían a divulgar el Fiqh y el Hadîz y respondían a las preguntas y cuestionamientos de los shias.

Los libros de los compañeros de los Imames (a.s.)

Como resultado de los vastos esfuerzos de los Imames Al-Bâquir y As-Sâdiq -la paz sea con ambos- los primeros narradores escribieron cientos de Asl o cuadernillos de hadices relacionados a diferentes temas de la Jurisprudencia y las creencias islámicas, si bien la mayoría de los mismos con el paso del tiempo se perdieron, en general el contenido de los mismos fue volcado en los escritos del siguiente periodo. Los libros de la ciencia de Riÿâl como Riÿâl an-Naÿÿâshî, Al-Fehrest del Sheij At-Tûsî y Ma‘âlim al-‘Ulamâ’ de ibn Shahr Ashûb son excelentes fuentes para conocer los nombres y características de esos libros y sus autores.
Los libros que fueron redactados en épocas de los Imames en general eran de dos tipos:

A- Los cuatrocientos Usûl

Un Asl es un libro que no fue tomado de otro escrito y cuyo contenido fue escuchado por el autor directamente del Imam Inmaculado (a.s.) o bien a través de un solo intermediario. Estos Usûl son cuatrocientas colecciones pequeñas que contienen narraciones sobre diferentes temas como la doctrina, las normas de la Sharî‘ah, tradiciones, exégesis del Corán y la Moral, que se cuentan entre las bases principales de conocimiento Shî‘ah.
Luego de volcar esos Usûl en las colecciones de hadices, fue menor la necesidad de referirse directamente a los mismos, de manera que con el paso del tiempo la mayoría de esos manuscritos se perdieron y su lugar fue ocupado por los cuatro libros principales de la Shî‘ah, esto es, Al-Kafî, Man lâ iahduruh al-Faqîh, At-Tahdhîb y Al-Istibsâr.

B- Los libros sobre respuestas a cuestiones

Una serie de libros que permanecieron de los Imames tiene el título de Masâ’il, que tiene el significado de “Cuestiones”. Luego del Imam As-Sâdiq (a.s.), al limitarse la comunicación directa entre los Imames y sus seguidores, a cada una de las preguntas que les eran formuladas por escrito a los Imames (a.s.) se la llamaba mas’alah o “cuestión”. Las preguntas generalmente eran enviadas al Imam (a.s.) a través de intermediarios de confianza, y los shias de cada región tenían usualmente tales personas que les servían de vínculo.[4]
Por otro lado, desde que las respuestas de los Imames tienen el juicio de narración y hadîz, los expertos en hadîz las recopilaron y compilaron e incluso algunos pudieron recopilarlas bajo el título de Masâ’il.





[1] Ijtiâr Ma‘rifah ar-Riÿâl (Riÿâl al-Kashshî), p. 136 (nº 219).
[2] Al-Fehrest, Ibn Nadîm, p. 276; Al-Fehrest, At-Tûsî, p. 61.
[3] Al-Irshâd, t. 2, p. 179.
[4] Referirse a: Riÿal al-Kashshî, pp. 161 y 282, pp. 273 y 716.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada