viernes, 3 de mayo de 2013

Clases sobre Shiísmo - 9




Serie de clases sobre Shiísmo impartidas por Sumeia Younes
(Las clases fueron grabadas, transcritas y luego editadas por la autora para poder disponer de ellas en forma de texto)

Clase 9

En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordiosísimo

LAS CUALIDADES DE LOS SHIAS

Introducción:

Sabemos que etimológicamente uno de los significados de la palabra Shî‘ah es “seguidor”, y que terminológicamente, en el sentido particular, se les llama shias a aquellos que creen que el Califato o Imamato después del Profeta del Islam (s.a.w.) es un derecho exclusivo de Ahl-ul Bait (a.s.).
Ahora, la pregunta que surge es la siguiente: ¿Acaso el solo hecho de tener esta creencia y el sentir amor por Ahl-ul Bait (a.s.) son suficientes para que el musulmán realmente sea un auténtico “shi‘ah”? ¿O acaso hacen falta también otros calificativos o características para considerar a una persona como a una auténtica shî‘ah de Ahl-ul Bait?
Los Imames Inmaculados de Ahl-ul Bait (a.s.) constantemente brindaban las aclaraciones necesarias con el propósito de purificar moralmente y elevar la posición de los musulmanes. Ellos hacían énfasis en que un verdadero shî‘ah es aquel que, además de sentir amor por Ahl-ul Bait (a.s.), principalmente actúa en conformidad a lo que sabe, obedece las órdenes de Dios y sigue las enseñanzas del Profeta (s.a.w.) y de Ahl-ul Bait (a.s.). Los calificativos con los que los Imames describieron a la Shî‘ah -algunos de lo que mencionaré a continuación- nos ayudarán a reconocer a un verdadero shî‘ah y a un auténtico seguidor de la religión del Islam:

1. Los shias son los que obedecen a Dios y siguen la Wilâiah de Ahl-ul Bait (a.s.):

En un diálogo entre el Imam Al-Bâquir (a.s.) y Ÿabir Al-Ÿu‘fî se transmitió que el Imam (a.s.) le dijo lo siguiente:
« يا جابر !.. أيكتفي من ينتحل التشيّع أن يقول بحبنا أهل البيت ؟!.. فوالله ما شيعتنا إلا من اتقى الله وأطاعه »
“¡Oh Ÿabir! ¿Acaso es suficiente para aquel que se dice ser shî‘ah que diga que nos ama a nosotros, Ahl-ul Bait? ¡Juro por Dios que no es de nuestros shias sino aquel que es temeroso de Dios y le obedece”.[1]
En otra narración, el Imam As-Sâdiq (a.s.) dice:
« إنما شيعة علي (ع) المتباذلون في ولايتنا المتحابّون في مودتنا المتزاورون لإحياء أمرنا »
“Por cierto que los shias de ‘Alî (a.s.) son aquellos que se brindan mutua asistencia por encontrarse bajo nuestra Wilâiah, los que se manifiestan afecto entre sí por amor a nosotros, los que se visitan mutuamente para vivificar nuestro asunto”.[2]
As-Sadûq (r.a.) -el famoso sabio shî‘ah- en su libro At-Tauhîd narra lo siguiente del Imam Mûsâ ibn Ÿa‘far (a.s.):
« انما شيعتنا من شيعنا و اتبع آثارنا و اقتدى باعمالنا »
“Ciertamente que nuestros shias son aquellos que nos acompañan, siguen nuestros pasos y se conducen en base a nuestras acciones”.[3]

2. Los shias y la observancia del tiempo de la oración:

En el libro Qurb al-Isnâd de Al-Himiarî, se narra que el Imam Ÿa‘far As-Sâdiq (a.s.) dijo:
« امتحنوا شيعتنا عند مواقيت الصلاة كيف محافظتهم عليها و إلى أسرارنا كيف حفظهم لها عند عدوّنا والى أموالهم كيف مواساتهم لإخوانهم فيها »
“Probad a nuestros shias en los momentos de la oración y cómo (se preocupan por) observarla, cómo protegen nuestros secretos de nuestros enemigos y cómo se solidarizan con sus hermanos mediante sus bienes”.[4]

3. Los shias son leales a los pactos y resguardan lo confiado:

Dijo el Imam As-Sâdiq (a.s.):
« شيعتنا أهل الورع والاجتهاد ، وأهل الوفاء والأمانة ، وأهل الزهد والعبادة ، أصحاب الإحدى وخمسين ركعة في اليوم واللّيلة ، القائمون باللّيل ، الصائمون بالنهار ، يزكّون أموالهم ، ويحجّون البيت ، ويجتنبون كلّ محرّم »
“Nuestros shias son gente de piedad y esfuerzo, gente leal y de resguardar lo confiado, gente de desapego y devoción; son aquellos que observan cincuenta y un ciclos de oración durante el día y la noche, quienes se mantienen en pié durante la noche (rezando) y se mantienen ayunando durante el día, purifican sus bienes mediante la limosna, realizan la peregrinación a la Casa de Dios y se abstienen de las cosas ilícitas”.[5]

4. La humildad y las buenas cualidades en los shias:

En una narración el Imam Al-Bâquir (a.s.) le dice a Ÿâbir:
« فوالله ما شيعتنا إلا من اتقى الله و أطاعه ، و ما كانوا يعرفون إلا بالتواضع ، و التخشّع ، و أداء الأمانة ، و كثرة ذكر الله ، و الصوم ، و الصلاة و بر الوالدين ، و التعهد للجيران من الفقراء و أهل المسكنة ، و الغارمين ، و الأيتام ، و صدق الحديث ، و تلاوة القرآن ، و كف الألسن عن الناس إلا من خير ، و كانوا أمناء عشائرهم في الأشياء »
“¡Por Dios! Que no son de nuestros shias sino aquellos que son temerosos de Dios y le obedecen y que no son conocidos, ¡oh Ÿâbir! sino por su humildad, sumisión a Dios, el resguardo de lo que les es confiado, la abundancia de sus recuerdos a Dios, el ayuno, la oración, la benevolencia para con los padres, ocuparse de sus vecinos pobres, de la gente indigente, de los endeudados y de los huérfanos. Asimismo son conocidos por ser veraces, recitar el Corán, no hablar de la gente sino lo bueno y ser confiables entre su clan en lo referente a sus cosas”.[6]

5. Los shias pasan parte de la noche rezando y adorando a Dios:

Dijo el Imam As-Sâdiq (a.s.):
« ليس من شيعتنا من لم يصل صلاه الليل »
“No es de nuestros shias quien no realiza la oración de la mitad de la noche”.[7]
En otro hadîz dijo el Imam Al-Bâquir (a.s.) a Abâl Miqdâm:
« يا أبا المقدام إنما شيعة على الشاحبون الناحلون الذابلون، ذابلة شفاههم، خميصة بطونهم، متغيرة ألوانهم، مصفرة وجوههم، إذا جهنم الليل اتخذوا الأرض فراشا، و استقبلوا الأرض بجباههم، كثير سجودهم، كثير دموعهم، كثير دعاؤهم، كثير بكاؤهم، يفرح الناس و هم محزونون »
“¡Oh Abal Miqdâm! Por cierto que los shias de ‘Alî son aquellos que por la abundancia de sus ayunos y actos de adoración se encuentran demacrados, delgados y ojerosos; cuyos labios se encuentran resecos de tanto pronunciar recuerdos a Dios; sus estómagos se encuentran vacíos, su color se ha vuelto pálido y sus rostros se han tornado amarillentos. Cuando cae la noche adoptan el suelo como lecho posando sus frentes en el mismo. Abundantes son sus prosternaciones, sus lágrimas, sus súplicas y su llanto. Las personas se encuentran alegres (porque están negligentes de Dios) en tanto ellos están tristes (por temor al Día de la Resurrección)”.[8]

6. Los shias son pudorosos y castos:

Dijo el Imam As-Sâdiq (a.s.):
« إنّما شيعةُ جعفرٍ من عفَّ بطنه وفرجه، واشتدَّ جهاده، وعمل لخالقه، ورجا ثوابه وخاف عقابه، فإذا رأيت أولئك فأولئك شيعة جعفر »
“Por cierto que shî‘ah (seguidor) de Ÿa‘far es aquel que es moderado con su estómago y recatado con relación a sus partes pudendas; es intenso su esfuerzo; obra para su Creador; tiene esperanza en Su recompensa y teme Su castigo. Si ves a tales personas, en verdad que esos son los shias de Ÿa‘far (As-Sâdiq)”.[9]

7. La afinidad de los shias entre sí:

Dijo Abû ‘Abdil·lâh (el Imam As-Sâdiq, con él sea la paz) a Mihzam Al-Asadî:
« یا مِهْزَمُ شِیعَتُنا ... لَنْ‏تَخْتَلِفَ قُلُوبُهم، وَ إِنِ اخْتَلَفَ بِهِمُ الدّار... »
“¡Oh Mihzam! Nuestros shias son aquellos… cuyos corazones no están separados, aunque sus moradas si lo estén”.[10]
También dijo ‘Alî (a.s.) a su sirviente Naûf Ash-Shâmî:
«... هَلْ تَدْری مَنْ شِیعَتی؟ قال: لا وَاللّهِ، قال : ... شِیعَتِی الّذین ... إِخْتَلَفَ بِهُمُ الأَبْدانُ، وَ لَمْ‏تَخْتَلِفْ قُلُوبُهم... »
“… ¿Sabes quienes son mis shias?”. Dijo: “No, ¡por Dios!”. Dijo: “… mis shias son aquellos que, si bien sus cuerpos están separados, sus corazones no lo están”.[11]

8. El interior de los shias se corresponde con su exterior:

Dijo Abû ‘Abdil·lâh, el Imam As-Sâdiq (a.s.):
« یَنْبَغی لِمَنِ ادَّعی هـذَا الأمرَ فیِ السّـِرِّ أَنْ یَأْتِیَ عَلَیْهِ بِبُرْهانٍ فِی العَلانِیَةِ، قُلْتُ: وَ ما هَذَا البُرْهانِ الّذی یَأْتی بِهِ فِی العَلانِیَةِ؟ قال: یُحِلُّ حَلالَ اللّهِ و یُحَرِّمُ حَرامَ اللّهِ وَ یَکُونُ لَهُ ظاهِرٌ یُصَدِّقُ باطِنَه »
“Quien alegue este asunto (o sea, ser un shî‘ah) aunque lo fuera en secreto, aún así debe aportar una prueba notoria”. Dije: “¿Cuál es esa prueba notoria que debe aportar?”. Dijo: “Debe considerar lícito lo lícito de Dios y prohibido lo prohibido por Dios, y tener un (estado) exterior que verifique su interior”.[12]

9. Tener un comportamiento adecuado con sus hermanos sunnis:

El Imam Al-‘Askarî (a.s.) le dijo a sus shias:
« أُوصِیْکُم بِتَقْوَی اللّهِ وَ ... صَلُّوا فی عَشائِرِهِمْ وَاشْهَدُوا جَنائِزَهُمْ وَ عُودُوا مَرْضاهُمْ وَ أَدُّوا حُقُوقَهُمْ فَإِنَّ الرَّجُلَ مِنْکُمْ إِذا وَرَعَ فی دِینِه وَ صَدَقَ فی حَدِیثِهِ وَ أَدَّی الأَمانَةَ و حَسُنَ خُلْقُه مَعَ الناسِ قیلَ: هذا شِیعِیٌّ فَیَسُرُّنی ذلِکَ. اتَّقُوا اللّهَ وَ کُونُوا زَیْناً وَ لاتَکُونُوا شَیْناً. جُرُّوا إِلَیْنا کُلَّ مَوَدَّةٍ وَادْفَعُوا عَنّا کُلَّ قَبِیحٍ فَإِنَّهُ ما قِیلَ فِینا مِنْ حُسْنٍ فَنَحْنُ أَهْلُه و ما قِیل فِینا مِنْ سُوءٍ فَما نَحنُ کَذلِک»
“Os aconsejo ser temerosos de Dios y… rezad entre sus clanes (es decir, en las mezquitas de los sunnis); participad en los cortejos fúnebres de sus fallecidos; visitad a sus enfermos y observad su derecho, puesto que si un hombre entre vosotros es piadoso en su religión, veraz en sus palabras, cumple con lo que le fue depositado en confianza y tiene un buen carácter con la gente y (por ello) se dice: “Éste es un shî‘ah”, eso me alegrará. Temed a Dios y sed un ornamento para nosotros y no una vergüenza. Atraed el mayor afecto hacia nosotros y repeled de nosotros lo ignominioso, puesto que somos dignos de lo bueno que se diga de nosotros, en cambio si se dice algo malo de nosotros, en verdad que nosotros no somos así”.[13]

10. Estar a salvo del perjuicio de los shias:

Narró Naûf ibn ‘Abdul·lâh Al-Bikâlî, que ‘Alî (a.s.) le dijo:
« ... یا نَوْفُ شِیعَتی واللّهِ ... شُرُورُهُمْ مَکْنُونَةٌ ... أَنْفُسُهُمْ مِنْهُمْ فی عِناءٍ، و النّاسُ مِنْهُمْ فی راحَة... »
“… ¡Oh Naûf! Mis shias, ¡por Dios! son de tal manera que... el mal que de ellos pudiera provenir está velado… ellos se abruman a sí mismos, pero la gente está tranquila a su respecto…”.[14]

11. Abstenerse de polémicas improcedentes:

Se narró del Imam Abû Muhammad Al-‘Askarî (a.s.) lo siguiente:
“Se mencionó frente al Imam As-Sâdiq (a.s.) el hecho de polemizar sobre la religión y que el Mensajero de Dios (s.a.w.) y los Imames Inmaculados (a.s.) habían prohibido eso, entonces dijo el Imam As-Sâdiq (a.s.):
« لَمْ‏ یُنْهَ عَنْه مُطْلقًا لـکِنَّه نُهِیَ عَنِ الجِدال بغَیر الّتی هِیَ أَحْسَن، أما تَسْمَعُونَ اللّهَ یَقُولُ؟: «و لاتجادلوا أهل الکتاب إلاّ بالّتی هی أحسن»و قولَه تعالی: «أدع إلی سبیل ربّک بالحکمة و الموعظة الحسنة و جادلهم بالّتی هی أحسن» فالجِدالُ بِالَّتی هِیَ أَحْسَن قَدْ قَرَنَهُ العُلَماءُ بِالدِّینِ، و الجِدالُ بغیرِ الّتیِ هِی أَحْسَن مُحَرَّمٌ و حَرَّمَهُ اللّهُ تعالی عَلی شِیعَتِنا... »
“No fue prohibido en absoluto sino que lo que fue prohibido es la polémica y la discusión que no se realiza de “la mejor manera”.” Continúa el Imam: “¿Acaso no escuchaste las Palabras del Altísimo que expresan: «No discutáis con la gente del Libro sino de la mejor manera»[15]; y Sus palabras que expresan: «Invita al camino de tu Señor mediante la sapiencia y la buena amonestación, y discúteles de la mejor manera»[16]. Discutir “de la mejor manera” es algo que los sabios han relacionado con la religión, en tanto que discutir de una manera que no es la mejor, está prohibido y Dios Altísimo lo ha vedado a nuestros shias…”.[17]

12. Ser bienhechor con el débil:

Sadîr As-Sairafî fue a ver al Imam As-Sâdiq (a.s.), y el Imam, que se encontraba con un grupo de sus compañeros, le dijo:
« یا سَدیرُ لاتَزالُ شِیعَتُنا مَرْعِیّینَ مَحْفُوظینَ مَسْتُورینَ مَعْصُومِینَ ما أَحْسَنُوا النَظَرَ لِأَنْفُسِهِمْ فیما بَیْنَهم و بَیْنَ خالِقِهِم وَ صَحَّتْ نِیّاتُهم لِأَئِمّتِهِمْ وَ بَرُّوا إِخْوانَهُم فَعَطَفُوا عَلی ضَعیفِهِمْ وَ تَصَدَّقُوا عَلی ذَوِی الفاقِةِ مِنْهُمْ... »
“¡Oh Sadîr! Nuestros shias se mantendrán siendo objeto del cuidado y la protección divina, a resguardo de sus enemigos, y exentos de los pecados, mientras se vean a sí mismos con una mirada positiva en lo que hace a su relación entre sí y a su relación con su Creador; mientras sea correcta su intención en lo concerniente a sus Imames, y sean bienhechores con sus hermanos, de manera que sean benevolentes con los débiles entre ellos, y den caridad a los necesitados de entre ellos…”.[18]

13. Abstenerse de requerir algo a las personas injustas:

Entre los consejos que el Imam As-Sâdiq (a.s.) le dio a ‘Abdul·lâh ibn Ÿundab está lo siguiente:
« ... یَا ابْنَ جُنْدَب إِنَّما شِیعَتُنا یُعْرَفُونَ بِخِصالٍ شَتّی: ... لایَسْأَلُونَ لَنا مُبْغِضًا، وَ لَوْ ماتُوا جُوعًا... »
“… ¡Oh Ibn Ÿundab! Por cierto que nuestro shias son reconocidos por tener muchas virtudes: … No requieren nada de aquel que nos aborrece (o sea, a los Imames) aunque se estuvieran muriendo de hambre”.[19]
Existen muchas más narraciones sobre las cualidades y los atributos que debe tener un auténtico shî‘ah, pero no podemos mencionarlas aquí.




[1] Usûl al-Kâfî, Capítulo: La obediencia y la piedad.
[2] Bihâr al-Anwâr, t. 75, p. 180.
[3] Bihâr al-Anwâr, t. 3, p. 394.
[4] Bihâr al-Anwâr, t. 15, (Kitâb al-Imân), p. 141.
[5] Wasâ’il ash-Shî‘ah, t. 4, p. 57.
[6] Bihâr al-Anwâr, t.67, p.97.
[7] Bihâr al-Anwâr, t.84, p.161.
[8] Al-Jisâl, 440 / 40; A‘lâm ad-Dîn, p. 142.
[9] Wasâ’il ash-Shî‘ah, de Hurr Al-‘Âmilî, t. 1, cap. 20, p. 86.
[10] Bihâr al-Anwâr, de Al-Maÿlisî, t. 65, p. 180, h. 39.
[11] Ibíd., t. 65, p. 191, h. 47.
[12] Ibíd., t. 65, p. 164, h. 15.
[13] Ibíd., t. 75, p. 372, h. 12.
[14] Ibíd., t. 65, p. 177, h. 34.
[15] Sura al-‘Ankabût; 29: 46.
[16] Sura an-Nahl; 16: 125.
[17] Ibíd., t. 2, p. 125, h. 2.
[18] Ibíd., t. 65, p. 153, h. 10.
[19] Ibíd., t. 75, p. 281, h. 1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada