domingo, 8 de enero de 2012

La Escuela Económica Islámica (capítulos I a X)


La Escuela Económica Islámica


La Escuela Económica Islámica (X): Las fuentes de Producción


Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini - Traducción del árabe: Feisal Morhell

Las fuentes de Producción 

Las fuentes de producción en la economía política se clasifican de la siguiente manera:

La Escuela Económica Islámica (IX): Los medios del Islam para el desarrollo de la producción

Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell


Los medios del Islam para el desarrollo de la producción 


El Islam no se ha limitado a disponer el desarrollo de la producción como un objetivo de la sociedad islámica y nada más, sino que ha preparado doctrinalmente los medios sobre los que depende la concreción de tal objetivo, que según el mártir As-Sadr, son de dos tipos:

La Escuela Económica Islámica (VIII): La producción y su importancia en la economía islámica


Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell

La producción y su importancia en la economía islámica 

Dice el mártir As-Sadr: “Ciertamente que la economía islámica concuerda con todas las demás escuelas sociales en lo relacionado a la necesidad de dar importancia a la producción y dedicar todos los procedimientos posibles en el camino de desarrollarla, mejorarla y posibilitarle al ser humano, el califa de Dios en la Tierra, un mayor dominio sobre sus mercedes y bondades; pero cuando el Islam plantea el desarrollo de la producción como una cuestión sobre la que socialmente se debe hacer todos los esfuerzos por concretar, la dispone dentro de su propio marco cultural y humanitario, y en concordancia a los objetivos generales que implica la vicerregencia de Dios sobre la Tierra. Es a partir de aquí que se diferencia enormemente de las escuelas sociales materialistas en lo relacionado a la evaluación y al método.

La Escuela Económica Islámica (VII): El Problema Económico

 
Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell

El Problema Económico 

¿Por qué existen millones de personas que están destinadas a morir de hambre? ¿Por qué estos millones se encuentran desprovistos, y el mundo es impotente de garantizarles lo que vista sus cuerpos y cubra sus necesidades?

La Escuela Económica Islámica (VI).El tercer pilar: El principio de la justicia social

Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell

El tercer pilar: El principio de la justicia social 

Dice el Mártir As-Sadr: “Cuando el Islam introdujo la justicia social dentro de los fundamentos básicos a partir de los cuales se conforma su escuela económica, no instauro la justicia social en su sentido abstracto y general, ni la invocó de una manera abierta a cualquier interpretación, ni la delegó a las sociedades humanas que divergen en su visión de la misma en relación a sus ideas resultantes de sus culturas particulares y su propia compresión de la vida..., sino que tal concepto fue delimitado y cristalizado por el Islam en una línea social determinada, y pudo –después de eso- materializar esa decisión en una realidad social viva donde todas sus arterias palpitan, y presentarla como el "concepto islámico de la justicia”.[1]

La Escuela Económica Islámica (V). El segundo pilar: El principio de la libertad económica dentro de márgenes delimitados

Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr 
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell

El segundo pilar: El principio de la libertad económica dentro de márgenes delimitados 

La escuela capitalista se centra en el principio de la libertad absoluta del ser humano en el ámbito económico, y la considera un medio para concretar los intereses generales, además de su condición de derecho original del ser humano y por conformar una expresión práctica de la dignidad de la humanidad.

La Escuela Económica Islámica (IV). La estructura general de la economía islámica. El primer pilar: El principio de “dualidad de la propiedad”

Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell

La estructura general de la economía islámica 

El Mártir Aiatul-lah Muhammad Baqir As-Sadr establece tres pilares fundamentales para la economía islámica, los cuales delimitan su contenido doctrinal y la distinguen de los otros sistemas económicos. Estos son:

La Escuela Económica Islámica (III). La Economía Islámica: una parte de un todo

Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell

La Economía Islámica: una parte de un todo 

La economía islámica es una expresión de la cosmovisión islámica para organizar la vida económica, la cual no está separada del conjunto de numerosas visiones islámicas que organizan otros aspectos de la vida del ser humano.

La Escuela Económica Islámica (II) : El engaño de la Realidad Aplicada

Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell

El engaño de la Realidad Aplicada

La escuela económica islámica se ha plasmado en la realidad de las relaciones económicas que imperaban entre los miembros de la sociedad islámica en épocas de la profecía y períodos subsecuentes, y es por lo cual se hace necesario estudiarla en ese nivel de aplicación, al considerárselo un espejo que refleja esbozos de la economía islámica y de sus particularidades.

La Escuela Económica Islámica (I): Las Particularidades de la Economía Islámica


Desde la óptica del Mártir Muhammad Baqir As-Sadr
Autor: Muhammad Al-Husaini -Traducción del árabe: Feisal Morhell

En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso 

Las Particularidades de la Economía Islámica 

La economía islámica presenta dos particularidades fundamentales que se manifiestan tanto en sus objetivos como en los medios que ha dispuesto para su materialización: el realismo y el moralismo.